Pelé: 'O Rei' de los Mundiales

Pelé: 'O Rei' de los Mundiales

Edson Arantes do Nascimento Pelé conquistó tres Mundiales a lo largo de su carrera
Edson Arantes do Nascimento Pelé conquistó tres Mundiales a lo largo de su carrera | Pictorial Parade

Vio llorar a su padre por el ‘Maracanazo’ y juró que haría campeona a Brasil: lo logró tres veces, un récord que aún perdura

Autor de 757 goles y más de mil ‘extraoficiales’, 12 los firmó en campeonatos del mundo e incluso dos que no marcó pasaron a ser legendarios

Hablar de Pelé es hablar de fútbol en esencia pura, de ‘jogo bonito’, de talento y de goles. De muchos goles. 757 según las cifras oficiales y 1.301 los que fueron recopilados por los estadistas. Pero sobre todo, hablar de Edson Arantes do Nascimento, de ‘O Rei Pelé’, es hacerlo de Mundiales.

Tenía solo nueve años cuando todo un país lloró desconsoladamente una final perdida, la del ‘Maracanazo’ de Uruguay en 1950. El disgusto de su padre fue tal que el joven Edson se prometió a sí mismo que llevaría a Brasil a ser, por fin, campeona mundial. Y a fe que lo consiguió.

La ‘verdeamarelha’ es la selección más laureada de la actualidad, con cinco Mundiales, pero sin Pelé nada de esto habría sucedido. Un futbolista de leyenda que fue el artífice de los tres primeros Campeonatos del Mundo para un país que vive por y para el fútbol.

Y el primero, con solo 17 años de edad. De hecho, estuvo muy cerca de no asistir a la cita de Suecia 1958 por una lesión de rodilla en un amistoso previo, y polémico, ante Corinthians. Se perdió el estreno y tuvieron que ser los más veteranos los que reclamaran su presencia. Su irrupción fue meteórica, junto a Didí y Garrincha en un ataque inolvidable. Gol de la victoria a Gales en cuartos, hat-trick en ‘semis’ a la Francia de Fontaine y la gran final ante el anfitrión que deparó uno de los grandes momentos de la historia: el ‘sombrero’ a Gustavsson y el gol sin dejar caer el balón. También marcó el definitivo 5-2.

Pelé solo jugó los dos primeros partidos en Chile 1962, pues se lesionó, pero la ‘canarinha’ se impuso por la inercia que le había dado la ‘Perla Negra’, tan determinante que en Inglaterra 1966 fue objeto de una ‘cacería’. Primero, del búlgaro Zhechev, incluso el seleccionador Feola lo decidió preservar contra Hungría... y los brasileños perdieron. Y en el prematuro adiós, una doble patada del luso Morais, aunque siguió, cojeando, sobre el verde.

Se resarció en México 1970. Fue su coronación. Lideró a Brasil al título y marcó cuatro goles, pero entraron en la leyenda dos que no acabaron en la red: la ‘parada del siglo’ del inglés Gordon Banks y el intento desde 60 metros contra Checoslovaquia. Así de grande fue Pelé.