Jairzinho: un huracán de récord

Jairzinho: un huracán de récord

Jairzinho marcó en todos los partidos de México 1970, incluida la final ante Italia
Jairzinho marcó en todos los partidos de México 1970, incluida la final ante Italia | Getty Images

Pasó a la historia de los Mundiales por marcar en todos los partidos de una fase final y lo consiguió en México 1970 con el mejor y más ofensivo Brasil que se recuerda

El sucesor de Garrincha, integrante de la mítica delantera de ‘los cinco dieces’, decía tener “el mejor cuerpo del planeta”

Brasil llegó al Mundial de México 1970 entre un mar de dudas, con Pelé cuestionado, por increíble que parezca... y sin Garrincha. Su sustituto natural fue Jairzinho, una valiente apuesta del Lobo Zagallo. Sin ser un ‘10’ tan puro como Pelé, Rivelino, Gerson y Tostao, el carioca, nacido el día de Navidad de 1944, fue más un extremo potente, rápido, técnico y ágil que completó un ataque de ensueño para el mejor Brasil que se recuerda.  

Participó en tres Mundiales, el primero el de 1966, con poco protagonismo, y el último, el de 1974. Dos goles en su haber. Pero ninguno como el de 1970 junto al mejor equipo de la historia de los Mundiales. Los cinco ‘dieces’ arriba y un once completo de futbolistas que militaban en equipos locales. Jairzinho lo hacía en el Botafogo, igual que su ídolo Garrincha. Fue un ‘Mundial perfecto’. Marcó en todos los partidos de una fase final, un récord que comparte hasta hoy con el francés Fontaine, y se ganó el apodo de ‘Furacao da Copa’. El ‘huracán’ ‘arrasó con todo.

Un 'Mundial perfecto'

Jairzinho firmó dos golazos para cerrar la goleada 4-1 a Checoslovaquia, el primero tras superar con delicadeza la salida de Ivo Viktor, controlar con el pecho y disparar con la diestra. Fue su estreno goleador en un Campeonato del Mundo y precedió a una de las dianas más recordadas, cuando se fue de cuantos rivales le salieron al paso para culminar con precisión y colocación.

Pero de todos los goles, su preferido fue el que le endosó a Inglaterra para derrotar a la vigente campeona. Recibió de Pelé y con sangre fría, fusiló a un Gordon Banks agigantado por el paradón poco antes a ‘O Rei’, precisamente a centro de ‘Jair’. Siguió a lo suyo. Le marcó a Rumanía, a Perú en cuartos, a Uruguay en ‘semis’ y a Italia en la final. Recibió todos los honores, incluso, él siempre lo explicó aunque no quedó constancia, el de la FIFA “al mejor cuerpo del planeta”. Verdad o leyenda, Jairzinho era imparable.