Bobby Charlton, la historia de un superviviente

Bobby Charlton, la historia de un superviviente

Bobby Charlton, leyenda de la selección inglesa
| GETTY IMAGES

Vivir en primera persona el trauma de Múnich el año 1958 marcó su carrera. Leyenda del United y de Inglaterra siguió jugando para honrar a las víctimas

El inglés guió a su país a conquistar el Mundial de 1966, uno de los más controvertidos que se recuerdan por la actuación arbitral

La historia de Bobby Charlton es la un superviviente. Leyenda del United y de la selección inglesa, haber sufrido el trauma de Múnich con solo 20 años se convirtió, en parte, en el motor de su carrera. Charlton vivió en primera persona la tragedia cuando cogió el vuelo 817 de la British European Airlines que hacia escala en Múnich. 

El delantero fue uno de los supervivientes de un despegue desgraciado que acabó con el avión partido por la mitad y entre llamas. Charlton, que ese día se cambió de asiento, salió vivo y en cada éxito que tuvo después recordó a las víctimas del altercado. Uno de los grandes momentos de su carrera fue el Mundial de 1966. El primero que jugaba Inglaterra en casa, el primero que ganaron los ingleses en su historia.

El torneo fue un fiel retrato del futbolista que era Charlton, también de la evolución que fue protagonizando durante su carrera. Jugador de perfil ofensivo, empezó su carrera jugando como extremo y fue retrasando su posición a medida que perdía físico. Charlton era un jugador habilidoso, capaz de marcar diferencias con sus fintas y cambios de ritmo, pero sobre todo era un jugador que entendía el juego.

En ese Mundial llevó el peso de Inglaterra, siendo Bobby Moore, capitán de la selección, otro de los líderes de ese equipo. Uno de los grandes momentos de Charlton fue en las semifinales ante la Portugal de Eusebio, donde marcó dos goles

No fue, el de 1966, un Mundial cualquiera. Fue el primero televisado en color para todo el mundo vía satélite. También uno de los que estuvo más rodeado de polémica arbitral. Sobre todo en una final que se decantó con un gol fantasma de Hurst en el descuento que ni las imágenes de la televisión pudieron aclarar si era válido. Ganó Inglaterra y perdió una Alemania indignada. Charlton, uno de los héroes, acompaña a Bobby Moore en las celebraciones del título.