La banda derecha de Marruecos, la principal amenaza para España

La banda derecha de Marruecos, la principal amenaza para España

Ya tenemos la cantada del Mundial: ¿es posible que un portero lo haga peor? | SPORT.TV

Achraf y Ziyech forman una dupla tremendamente desequilibrante

Marruecos tiene argumentos ofensivos como para poner en apuros a cualquier selección, incluida la española

Ha asombrado Marruecos en este Mundial, pero no lo ha hecho solo por la espectacularidad de su juego o la enorme calidad de los jugadores que pisan campo rival, sino también por su solidez como bloque.

En una selección que podía tender a la anarquía y donde sus mejores individualidades pisan más área contraria que propia, Hoalid Regragui ha sorprendido formando un equipo tremendamente solvente en el aspecto defensivo, que sabe a qué juega y que tiene claro a quién hay que darle la pelota para 'matar' arriba.

Con Ziyech, En-Nesyri, Boufal, Abde y compañía, Marruecos no anda precisamente coja de talento arriba. Destacan y pueden generar peligro todos ellos, pero hay dos que son una amenaza especialmente peligrosa y constante. Uno está arriba y el otro aparece. Hablamos de Ziyech y Achraf Hakimi, la dupla en la banda derecha que amenaza a España en el duelo de octavos.

Una dupla de oro en ataque

“Con Marruecos tengo más importancia en el juego, toco más el balón, me dan la importancia de sentirme cómodo. En el PSG es muy diferente: a veces corres y no tienes el balón. Aquí me intentan buscar, saben la importancia que puedo tener ofensiva y defensivamente. Me dan mucha confianza", indicó el lateral del PSG.

Achraf Hakimi y Hakim Ziyech, en el Mundial de 2018

| AFP

Es uno de los puntales de la selección y una de las armas más letales que posee el seleccionador Regragui. Se suma al ataque con facilidad, tiene desborde en el último tercio e incluso pisa zonas interiores cuando ve espacios. Con Ziyech forman una dupla de oro.

Uno más decisivo al espacio y el otro con más capacidad en el uno contra uno en espacios reducidos. Además, se complementan a la perfección. Si el del Chelsea se mete por dentro, Achraf cae por fuera y si al lateral le da por pisar la mediapunta, Ziyech se queda pegado a la cal.

Los carriles exteriores, cada vez más importantes

Regragui sabe que tiene potencial por la banda diestra y vuelca sus ataques por ese costado. Los carriles tienen una importancia trascendental en su juego, y eso es algo que cabe destacar en este Mundial. Ante pasillos centrales superpoblados, ser decisivos en las bandas coge cada vez más importancia.

Así lo aseguró Arsène Wenger recientemente, insinuando que la futura campeona del mundo será la que sepa utilizar mejor esos carriles exteriores. De momento, Marruecos lleva tiempo siguiendo esa receta. Porque le funciona y porque tiene a Ziyech y Hakimi, sus dos jugadores más desequilibrantes. España deberá andar con cuidado. Tendrá faena Jordi Alba.