Deschamps, el indomable expelotari que sueña con pasar a la historia

Deschamps, el indomable expelotari que sueña con pasar a la historia

Didier Deschamps no ha perdido su carácter con el paso de los años
Didier Deschamps no ha perdido su carácter con el paso de los años | AFP

Nacido en Bayona, Deschamps destacó en pelota vasca y en rugby antes de dedicarse de lleno al fútbol

El francés ganó el Mundial en 1998 y se uniría a Zagallo y a Beckenbauer si repite como seleccionador

El próximo 15 de octubre, el actual seleccionador francés Didier Deschamps cumplirá medio siglo de una vida dedicada casi por completo al fútbol con la competitividad como 'leit motiv'.

Nacido en la localidad vascofrancesa de Bayona en 1968, el pequeño Didier vivió 'in situ' unos años complicados a finales de los 70 en los que la banda terrorista ETA incluyó realizó atentados en la ciudad natal del exvalencianista.

carácter en todos los deportes

Antes de probar suerte con el balompié, Deschamps destacó en dos de los deportes más populares en ese territorio vasco-francés: la pelota vasca y el rugby (el Aviron Bayonnais bajó el pasado verano a la segunda categoría gala).

En ambos deportes ya destacó por sus ansias de victoria, por su profesionalidad y por su inconformismo, cualidades que lo han acompañado a lo largo de toda su carrera.

Tras formarse en el Biarritz y en el club de su ciudad natal, sus cualidades como centrocampista de brega llamaron la atención del Nantes, que lo incorporó cuando solo tenía 14 años.

dos champions como jugador

A partir de ahí, su carrera fue meteórica. Debutó en la Ligue 1 con solo 16 años y en 1989 fichó por el Marsella del polémico y posteriormente encarcelado Bernard Tapie, con el que conquistó como capitán la primera Champions League de la UEFA en 1993 (1-0 al Milan).

Después se marchó a la Juventus, donde conquistó tres Ligas y una Copa, aunque lo más destacado fue sin duda su segunda Liga de Campeones, lograda en 1996 por penaltis frente al AjaxDeschamps fue titular y vio una amarilla en el 87' cuando más sufrían los 'bianconeros'.

Durante esa exitosa etapa como juventino, Deschamps logró el mayor éxito de su carrera. También como capitán, el seleccionador galo alzó el único Mundial galo tras superar en la final a Brasil por 0-3 en el parisino Saint-Denis.

rozó la tercera en valencia

Con un Mundial y dos Champions en su haber, este treintañero no había perdido ni un ápice de su agresividad y su ambición, lo que motivó que Rafa Benítez confiase en él para una de las mejores temporadas del Valencia.

Los ché lograron clasificarse por segunda temporada consecutiva para la final de la Champions, aunque esta vez Deschamps vivió el partido desde el banquillo y vio cómo su tercer título europeo se esfumaba por penaltis frente al Bayern tras un fallo del 'Flaco' Pelegrino en la muerte súbita.

también se le escapó en el banquillo

Llegó la hora de cambiar la camiseta por el chándal y Didier Deschamps empezó en el Mónaco, con el que también alcanzó la final de la Champions en 2004 (perdió por 0-3 ante el Oporto de Mourinho).

Nunca llegó tan lejos en la máxima competición continental, ni en la Juventus (ganó la Serie A en 2007) ni en Marsella (logró la Ligue 1 en 2010 antes de hacerse cargo de la selección francesa en 2012 en sustitución del exblaugrana Laurent Blanc.

Tras vestir la elástica 'bleu' en 103 ocasiones, Deschamps se enfrascaba en una carrera como seleccionador francés que no empezó bien al caer en cuartos frente a Alemania en el Mundial de 2014.

ko en la euocopa

Hace dos años, Deschamps vivió una de las mayores decepciones de su carrera al perder la Eurocopa en la final ante Portugal con un tanto en la prórroga del héroe por accidente Éder (ahora en el Lokomotiv Moscú).

El galo ha estado varias veces en el filo de la navaja, pero siempre ha mostrado un carácter indomable, como cuando decidió no contar con el madridista Karim Benzema para el Mundial o cuando ha mantenido a capa y espada a Olivier Giroud pese a su sequía.

El caso es que Francia está en la final y Didier Deschamps podría pasar a la historia del fútbol como el tercero que logra ganar el Mundial como jugador y como entrenador.

tras los pasos de zagallo y beckenbauer

Los dos precedentes son de los que quitan el hipo, Mario Zagallo y Franz Beckenbauer. Tras ser decisivo en los dos títulos consecutivos que logró la 'verdeamarelha' en Suecia 1958 y en Chile 1962, el 'Lobo' dirigió a la 'canarinha' que conquistó el título en México 1970 y... a la que perdió la referida final de 1998 ante la Francia de Deschamps.

Por su parte, el 'Kaiser' alzó el Mundial como jugador como capitán en Munich (1-2 a Holanda) tras haber sido subcampeón en Inglaterra 1966 y tercero en México 1970. Como entrenador, el germano fue segundo en México 1986 y por fin campeón en Italia 1990.

"Yo tengo el mismo carácter que cuando jugaba. No voy a cambiar ahora a estas alturas. Sigo siendo el mismo y quiero ganar igual que cuando era jugador", aseguró en rueda de prensa la pasada semana el propio Deschamps.

Por tanto, Deschamps está a un paso de compartir el Olimpo mundialista con dos mitos. ¿Será capaz o Croacia culminará una de las hazañas más grandes de la historia del torneo? La respuesta, este domingo en el Luzhniki.