Ryan Murphy estrena su palmarés mundial individual con el oro en 200 espalda

Ryan Murphy estrena su palmarés mundial individual con el oro en 200 espalda

Murphy celebra su victoria
Murphy celebra su victoria | EFE
EFE

Zac Stubblety-Cook, actual campeón olímpico y plusmarquista mundial, no dio pie a la sorpresa en la final de 200 braza

La australiana Mollie O’Callaghan se impuso en la final femenina de 100 libre con una marca de 52.67

El estadounidense Ryan Murphy estrenó este jueves su historial de títulos mundiales individuales al ganar la final de los 200 metros espalda de los Campeonatos del Mundo de natación de Budapest, a los que llegó con dos oros olímpicos, pero sin victorias en certámenes universales.

Murphy, campeón olímpico de 100 y 200 en Río 2016 y medallista de plata en 200 y de bronce en 100 en Tokio 2020, cumplió al fin con su papel de claro favorito en unos Mundiales y ganó la final de los cuatro largos estilo braza para ganar su primer título en una prueba individual de unos Mundiales.

El nadador de Chicago, de 26 años (cumple 27 el 2 de julio), se impuso en la final, que lideró de principio a fin, con un tiempo de 1:54.61. A 64 centésimas acabó segundo el británico Luke Greenbank (1:55.16) y a 83, el tercero, el también estadounidense Shaine Casas.

El también británico Brodie Williams, que fue segundo en las semifinales con 1:56.17, se quedó sin premio en una final en la que fue cuarto con una centésima menos (1:56.16).

La australiana Mollie O’Callaghan, la nueva sensación de la velocidad australiana, se impuso en la final femenina de 100 libre con una marca de 52.67, 13 centésimas menos que la plusmarquista mundial, la sueca Sarah Sjoström (52.80). Completó el podio la estadounidense Torri Huske, tercera con 52.93.

En las semifinales, en un augurio de lo iba a suceder en la final, O’Callaghan, de 18 años y que fue segunda en los 200, ya avisó al marcar el mejor tiempo (52.85) por delante de Sjoström (53.02) y de Huske (53.04)

La propia Sarah Sjoström fue luego la mejor en las semifinales de 50 mariposa, prueba de la que también posee el récord mundial, esta vez con un tiempo de 25.13; con Huske segunda a 25 centésimas y con nuevo récord de las Américas (25.38), y la francesa Melanie Henrique, que ganó su semifinal, tercera a 28.

La actual subcampeona olímpica de la especialidad, la estadounidense Lilly King, se resarció de su falló en los 100 braza, en los que fue cuarta, al colgarse el oro en el doble hectómetro de este estilo, cuya final ganó en 2:22.41 en una carrera en la que remontó en los 50 metros finales y en la que sólo plantaron cara la australiana Jenna Strauch (2:23.04), que fue la mejor en las semifinales con 2:22.22, y la también norteamericana Kate Douglass (2:23.20), que lideraba la carrera a falta del último largo.

Con el de este jueves, Lilly King, de 25 años, ya atesora nueve títulos mundiales en piscina de 50 metros, cinco de ellos individuales.

El australiano Zac Stubblety-Cook, actual campeón olímpico y plusmarquista mundial, no dio pie a la sorpresa en la final de 200 braza, que ganó con una marca de 2:07.07 tras superar al japonés Yu Hanagurama y el sueco Erik Perssson, que compartieron plata al empatar en 2:08.38.

El islandés Anton McKee, que llegó a la final con el segundo mejor registro de las semifinales (2:08.74) que dominó Stubblety-Cook, acabó la final en la sexta plaza con 2:09.37.

Nacido en Brisbane hace 23 años, Stubblety-Cook estableció un nuevo récord del mundo el pasado 19 de mayo en Adelaida (Australia) con 2:05.95 para convertirse en el primer nadador en la historia en bajar de la barrera de los 2:06 minutos.

Estados Unidos se lleva el 4x200

Las finales del sexto día las cerraron los relevos masculinos 4x200 libre, en los que Estados Unidos se colgó el oro con Drew Kibler, Carson Foster, Trenton Julian y Kieran Smith con una marca de 7:00.24.

Pese a no contar con Kyle Chalmers, los australianos Elijah Winnington, Zac Incerti, Samuel Jack Short y Mack Horton se hicieron con la plata por delante del campeón olímpico, Gran Bretaña, con un cuarteto integrado por James Guy, Jacob Henry Whittle, Joe Richard Litchfield y Tom Dean y sin Duncan Scott, positivo por covid-19 y ausente en Budapest.

En las semifinales de 100 mariposa, el húngaro Kristof Milak, que batió el martes su propio récord del mundo de los 200, lideró los tiempos de acceso a la final con 50.14 al imponerse en la segunda carrera de acceso a la final. Tras él, los más veloces fueron el japonés Naoki Mizunuma (50.81) y el canadiense Joshua Liendo-Edwards (51.14).

La estadounidense Phoebe Bacon, doble campeona panamericana, llegará a la final de 200 espalda con el mejor tiempo de unas semifinales en las que marcó un crono de 2:05.93 y superó por 48 centésimas a la australiana Kaylee McKeown (2:06.41) y por 1:11 segundos a su compatriota Rhyan White (2:07.04).

El británico Bejamin Proud fue el mejor de las semifinales masculinas de 50 metros libre con un registro de 21.42. El italiano Lorenzo Zazzeri ganó la segunda semifinal con un crono 28 centésimas inferior al de Proud.

El brasileño Bruno Fratus rozó la final de los 50 libre. Tuvo que desempatar con el francés Maxime Grousset en una carrera mano a mano para dilucidar quién accedía a la final y que se quedó éste por sólo tres milésimas. El venezolano Alberto Mestre fue octavo de la primera semifinal con 22.13 y sin el premio de acceder a la carrera que repartirá los metales.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil