España se abona a la épica en el Mundial y ya está en 'semis'

España se abona a la épica en el Mundial y ya está en 'semis'

Ángel Fernández celebra un gol
Ángel Fernández celebra un gol | EFE

Dani Dujshebaev forzó la prórroga con un lanzamiento en los últimos segundos del partido

Gonzalo Pérez de Vargas volvió a ser protagonista con un paradón final que valió la victoria ante Noruega

España siempre cree. Nunca se descompone. Y ese espíritu ha valido la victoria ante Noruega (34-35) que supone el billete a las semifinales del Mundial. Un duelo épico, que necesitó de dos prórrogas y mucho trabajo, pero que acabó del lado Hispano.

FICHA TÉCNICA
Mundial

NOR

34 ________________ 35

ESP

ALINEACIONES

Noruega

Bergerud; Bjornsen (9), Rod (2), O'Sullivan (4), Sagosen (3, 2p), Barthold (8, 2p) y Overby (2) -equipo inicial- Saeveras (ps), Aga Eck (-), Overjordet (-), Gullerud (1), Johannessen (-), Reinkind (3), Grondahl (2), Gulliksen (-) y Blonz (-).

España

Solé (3, 1p), Dani Dujshebaev (5), Gedeón Guardiola (-), Peciña (-), Casado (-) y Ángel Fernández (8) -equipo inicial- Corrales (ps), Maqueda (-), Alex Dujshebaev (7), Figueras (5, 1p) , Serdio (1), Cañellas (5) , Valera (-), Sánchez-Migallón (-) y Odriozola (1).

Parciales cada cinco minutos

3-2, 6-3, 7-6, 9-9, 12-11 y 13-12 (Descanso); 16-15, 18-17, 20-20, 22-22, 24-24 y 25-25 (Final); 27-27 (Descanso 1ª prórroga), 29-29 (Final 1ª prórroga), 32-32 (Descanso 2ª prórroga), 34-35 (Final 2ª prórroga)

Árbitros

Árbitros: Lah y Sok (SLO). Expulsaron con tarjeta roja directa al jugador noruego Kristian Bjornsen (m.80). Además, excluyeron dos minutos a Sagosen (2), O'Sullivan (2) y Johannessen (2) por Noruega; y a Cañellas, Dani Dujshebaev y Sánchez-Migallón por España.

Incidencias

Encuentro de cuartos de final del Mundial de Polonia y Suecia disputado en el ERGO Arena de Gdansk (Polonia) ante unos 5.500 espectadores.

La derrota ante Francia en el último duelo de la Main Round envió a España a este duelo de cuartos con los nórdicos. Un choque que tuvo de todo, digno de una final. Le costó a España abrir su marcador. Más de cuatro minutos se habían disputado ya cuando Adrià Figueres aprovechó un pase de Álex Dujshebaev para hacer el primero. El segundo llegó también del ‘10’ español, que se echó el equipo a la espalda en ese inicio complicado de partido. Aún así, el equipo se volvió a atascar y los escandinavos se escaparon hasta el 6-2.

Llegó entonces el tiempo muerto de Jordi Ribera. Y una vez más, la arenga hizo efecto. Paso a paso España fue recuperando la distancia y la segunda expulsión de Sagosen, unida a dos recuperaciones en defensa pusieron el empate en el luminoso.

A partir de ahí, reinó la igualdad sobre el parquet del ERGO Arena e incluso llegó a ponerse por delante España, más serena en ataque y con más facilidad ofensiva. Pese a un final algo trabado con varias faltas, los Hispanos mantuvieron a ralla a su rival para cerrar el primer período con un escaso 13-12 en el marcador.

La reanudación arrancó con un panorama completamente distinto al que se vio al inicio de partido, con ambas selecciones lanzadas en defensa, acertadas en prácticamente todos los intentos que probaron.

Una batalla sin tregua en la que ninguno de los dos contendientes conseguía escaparse por más de un gol. Así se llegó a los últimos diez minutos de encuentro con un 22-22 en el marcador. Apoyados una vez más en la gran actuación de Bergerud bajo palos, los de Jonas Wille se hacían con una mínima renta de +2. Momento en el que Jordi Ribera volvió a hacer gala de su visión y tras otro tiempo muerto, los Hispanos recortaron hasta volver a las tablas.

La victoria se iba a pagar cara y cualquier mínimo error iba a ser clave. Y ese llegó desde los siete metros, donde los españoles no habían estado acertados durante todo el choque. A falta de tres minutos dispuso España de una ocasión, pero Adrià Figueras no pudo superar a Saeveras. La cosa se complicó en la siguiente jugada, con la exclusión de Miguel Sánchez-Migallón, que dejó a España en inferioridad en el tramo final.

Contratiempos que no hicieron rendirse a los Hispanos, que apelaron a la épica. Con el 25-24 y a falta de unos segundos para el final, Noruega concedió el balón tras un pasivo y Dani Dujshebaev salió como una exhalación hacia el área rival para batir a Bergerud y mandar el partido a la prórroga.

No fue distinta la prórroga, en la que se mantuvo la igualdad. Con una España bien ordenada en defensa, Gonzalo puso la guinda, volviendo a ser decisivo con varias paradas clave en los últimos minutos. Pero el desenlace no iba a ser tan fácil. Tuvo la última Cañellas con el crono cumplido, pero no entró y el partido se vio abocado a otros diez minutos.

Otras dos partes de batalla agónica, en las que cada gol era oro y en las que la tanda de penaltis se hacía cada vez más real. Pero otra vez sobresalió la épica de los Hispanos y de nuevo con Dani Dujshebaev tuvo parte de culpa. Su diana dio ventaja a España y en la respuesta vikinga, Gonzalo se alzó con la gloria con otro paradón. Aún hubo unos instantes de duda, con la revisión de los árbitros, pero finalmente concedieron saque de puerta y Kauldi cerró la victoria.

En semifinales se verán las caras ante Dinamarca, que superó sin problemas a Hungría (40-23) en su duelo de cuartos.