Francia sobrevive y sella el billete para la gran final

Francia sobrevive y sella el billete para la gran final

Francia celebra el triunfo y el pase a la final
Francia celebra el triunfo y el pase a la final | Women's Handball WCh
EFE

La selección 'bleu' venció 23-22 a Dinamarca que dominó durante 57 minutos

La vigente campeona olímpica rompió el muro defensivo de las danesas

La selección francesa femenina de balonmano logró este viernes el pase a la final del Mundial al imponerse por 23-22 a la de Dinamarca en la primera de las semifinales del torneo.

FICHA TÉCNICA
Mundial Balonmano

FRA

23 ________________ 22

DIN

ALINEACIONES

Francia

Glauser y Darleux; Nocandy (3), Toublanc (3), Valentini (1), Pineau (3p), Lassource (1), Zaadi (3), Sercien Ugolin (-), Flippes (1), Kanor (-), Horacek (-), Edwige (-), Foppa (4), Nze Minko (3) y Granier (1)

Dinamarca

Reinhardt y Toft; Pedersen (1), Hansen (4, 3p), Heindahl (2), Haugsted (5), Bohme (-), Tranborg (-), Jorgensen (2), Jensen (2), Burgaard (1), Petersen (1p), Hojlund (3), Friis (-), Iversen (1) y Moller (-)

Marcador cada cinco minutos

1-1, 2-4, 4-7, 6-9, 8-11 y 10-12 (Descanso); 13-15, 13-17, 15-18, 19-20, 21-21 y 23-22 (Final)

Árbitros

Álvarez y Bustamante (ESP). Excluyeron dos minutos a Edwige por Francia; y a Pedersen, Hansen, Tranborg y Jensen por Dinamarca.

La auténtica lección defensiva protagonizada por el conjunto danés en la primera mitad ni la sobresaliente actuación de las porteras Althea Reinhardt y Sandra Toft impidió que Francia, la vigente campeona olímpica, se alzase con el triunfo en un choque en el que Dinamarca fue por delante en el marcador durante 57 minutos.

La madurez permitió a las de Olivier Krumbholz dar la vuelta al marcador y cumplir con la tradición, ya que la selección francesa siempre había alcanzado la final las cuatro ocasiones anteriores en las galas habían disputado las semifinales de un Mundial.

Y eso que durante muchos minutos el conjunto francés probó de su propia medicina, incapaz de encontrar, especialmente en la primera mitad, el más mínimo resquicio en la defensa danesa. Solo cuatro tantos llevaban las de Krumbholz superado el ecuador del primer tiempo.

Las vigentes olímpicas contaban tras los dieciséis primeros minutos de juego el doble de pérdidas de balón que de goles. Un dato que dejó claro el desconcierto ofensivo del conjunto francés.

Dinamarca dio una auténtica lección defensiva en la primera mitad. A base de piernas y más piernas y un sensacional trabajo de ayudas, las de Jesper Jensen no sólo cerraron a las galas todos los caminos al gol, sino que se anticiparon a cada uno de su movimientos.

Una circunstancia que permitió a las nórdicas robar un balón tras otro para situarse con una más que interesante ventaja de cuatro tantos (4-8) en el marcador.

Pero cuando enfrente se tiene a un rival como Francia ninguna ventaja es suficiente, como no tardaron en comprobar las danesas, que en apenas unos minutos vieron como las galas dispusieron de la posibilidad de situarse a tan sólo un gol.

Entonces surgió la figura de la guardameta Althea Reinhardt, que demostró el porqué de su condición de mejor portera del campeonato, tras llegar a las semifinales con un 56 por ciento de paradas.

Hasta en dos ocasiones impidió Reinhardt con sus intervenciones que Francia redujera su desventaja a la mínima expresión, aunque ni la sensacional arquera danesa pudo impedir las galas llegaran con vida a descanso, que reflejó el 10-12 con el que se llegó a la conclusión del primer período.

Pero Dinamarca no estaba dispuesta a echar por la borda todo su excelente trabajo, y mucho menos la portera Reinhardt, que mejoró todavía su actuación en el segundo tiempo.

Paradas que junto a los goles de la lateral Line Haugsted, que no falló ni uno sólo de los cinco lanzamientos que intentó, volvieron a permitir a Dinamarca recuperar los cuatro goles de ventaja (13-17) de los que ya dispuso en la primer parte.

Aunque algo había cambiado, la defensa danesa ya no era esa sinfonía de ayudas del primer período y comenzaba a depender más de las intervenciones de su portera.

Reinhardt volvió a salvar a su equipo durante la doble exclusión que sufrió mediada la segunda mitad, pero ya nada podía parar a un equipo francés, que poco a poco fue descontando su desventaja hasta igualar definitivamente la contienda (20-20) a falta de diez minutos para la conclusión.

Tiempo en el que sólo la irrupción de la guardameta Sandra Toft, que mejoró todavía más las prestaciones de Reinhardt, pudo retrasar el triunfo francés, que a menos de tres minutos para el final se situó por primera vez por delante en el marcador (22-21).

Francia, de la mano de unas sobresalientes Cleopatre Darleux, que dio cumplida réplica a las porteras danesas, y Pauletta Foppa, que lideró con sus goles en ataque, acabaron con la resistencia (23-22) de un equipo danés que no pudo aprovechar un último balón para forzar la prórroga.