Sport.es Menú

Alonso repite en Le Mans y se corona campeón del mundo con Toyota

El asturiano consiguió el título Mundial de Resistencia en las 24 horas tras vencer a sus compañeros del Toyota #7

Nakajima cerró una carrera repleta de altibajos, pero que se definió por detalles y pinchazos

Fernando Alonso gana de nuevo las 24 horas de Le Mans | PERFORM

Fernando Alonso volvió a probar las mieles del campeón mundial. El doblemente coronado con Renault en la Fórmula 1 esta vez gritó victoria a bordo del Toyota Gazoo Racing #8 junto a sus compañeros Sebastian Buemi y Kazuki Nakajima, posándose en lo más alto de la clasificación de la WEC y siendo los amos y señores del campeonato de resistencia gracias a su victoria en Le Mans.

Sebastián Vargas Rozo

Los cálculos eran muy fáciles. Tras el año de competencia que inció justamente en Le Mans, la legendaria válida gala iba a darle a Fernando el título si el asturiano salía por encima de la séptima posición, todo teniendo en cuenta que los focos del equipo japonés apuntaban a una victoria de su coche #7 pilotado por Mike Conway, Kamui Kobayashi y José María 'Pechito' López.

De hecho, los planes del Toyota pasaron por encima del propio Alonso. En la velada noctura el ritmo de Sebastian Buemi mantenía a Conway impotente, por lo que daba para pensar que la salida del ovetense iba a darle el liderato total al auto #8. Esto mismo pensaron los ingenieros, que decidieron darle 11 vueltas más al 'stint' del suizo, dejando a Fernando vestido y volando del enojo por la improvisación.

Y estos 45 minutos perdidos de sueño no fueron el único problema de la oscura velada, tanto por la noche como por los inconvenientes. La puerta derecha de Fernando se puso caprichosa y no cerraba correctamente, lastrando al asturiano a no poder repetir su exhibición del año pasado. No obstante, con una mínima paada en boxes el imprevisto de aerodinámica pudo ser resuelto.

El que costó un poco más fue el problema -y un poco de mala fortuna- de pinchar a poco menos de una hora de finalizar la carrera. Con 'Pechito' López a bordo, el Toyota #7 tuvo que pasar por boxes tras haber liderado más de la mitad de carrera con la estrategia trazada. Nakajima, que tomó el testigo de Alonso, les robó el liderato y repitió la victoria del año pasado, justamente cerrando una temporada que comenzó allí y que marca el adiós de Fernando de la WEC por todo lo alto.

"A Le Mans o al WEC seguro que vuelvo, pero no sé en qué año será; seguramente sea ya con el 'hypercar' (el coche más avanzado que se introducirá a partir de la temporada 2020-21). O a lo mejor de comentarista, si hay una buena oferta", apuntó Fernando con tono de broma. Es la felicidad de ver la suerte sonreírle. Esa misma que tantas veces le golpeó en la Gran Carpa.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil