Jonathan Rea hace historia en Estoril

El pilioto norirlandés de Kawasaki logra su sexto título mundial de Superbikes

Tras fallar en Magny Cours, le ha bastado ser cuarto en la primera carrera del fin de semana en Portugal

Jonathan Rea, campeón por sexto año en Superbikes
Jonathan Rea, campeón por sexto año en Superbikes | WSBK

Jonathan Rea  (2 de febrero de 1987, Larne, Irlanda) ha hecho historia al conquistar su sexto título consecutivo, algo sin precedentes en el Mundial de Superbikes y en cualquier campeonato FIM de velocidad en más de 45 años. Giacomo Agostini fue el último que lo logró cuando competía en 500cc, entre 1966 y 1972.

El piloto británico, que ya fue campeón en su primer año con Kawasaki, en 2015, lleva desde entonces dictando su ley en la categoría de las motos derivadas de serie. Rea desperdició su primer ‘match ball’ hace quince días en el circuito francés de Magny Cours, donde ya se coronó en 2017, 18 y 19. Pero mantuvo intactas sus opciones.

Este fin de semana llegó a Estoril, escenario de la última cita del calendario del WSBK 2020, con 59 puntos de ventaja sobre su único rival por el título, Scott Redding. El objetivo de Rea era doble: asegurar su sexta corona (le bastaba con sumar 3 puntos) y alcanzar su victoria número100 en el Mundial. Tres carreras para intentarlo y máxima intensidad en la pista. Y al final, misión cumplida. Al menos la primera parte, ya que Rea no ha logrado ganar este sábado pero se ha proclamado campeón al finalizar 4º. 

La velocidad en su ADN

La afición por las dos ruedas le llegó gracias a su padre, Johnny, quien protagonizó éxitos como road racer, pero según cuenta Jonathan Rea, "nunca tuvo una buena oportunidad" para competir fuera de Irlanda. “Todas mis vacaciones eran en los circuitos, como el TT de la Isla de Man o en Norwest. Mi padre era mi ídolo y yo quería ser como él. Cuando empecé en el motocross, él ya estaba retirado y era mi mecánico y mentor. Luego tuve la oportunidad de dar el salto a los circuitos y él siguió acompañándome. Viene al 80% de las carreras pero nunca está en el box”, explica este campeón, tan meticuloso en su trabajo como sencillo y familiar fuera de las carreras.

Su trayectoria en la velocidad comenzó en 2003 en el campeonato británico de 125 GP. En 2007 ganó los 300 km de Suzuka y al año siguiente ya fue subcampeón del mundo de Supersport, a la vez que debutó en WorldSBK a lomos de una Honda en Portimao. En 2015 fichó por el Kawasaki Racing Team donde comenzó su etapa gloriosa, logrando su primer Mundial “que sigue siendo el más especial de mi vida”. 

El equipo Kawasaki, con base en Catalunya, se ha convertido en una auténtica familia para Rea, de 33 años. “Es mi casa, ellos me dieron la oportunidad de ganar y esto muy cómodo aquí. Disfruto de la moto y de la vida así que ¿porqué cambiar?”, explica el piloto norirlandés, que en pleno confinamiento aceptó renovar con un contrato “multianual”, sin especificar su duración.

El tren de MotoGP

Viendo su excepcional dominio en Superbikes, muchos se preguntan de qué habría sido capaz Jonathan Rea en MotoGP. Lo cierto es que llegó a subirse a ese ‘tren’ pero no consiguió quedarse. En 2012 hizo su debut, reemplazando al lesionado Casey Stoner en el Repsol Honda Team. Terminó 8º en la carrera de San Marino, en Misano, y 7º en Motorland Aragón, antes de regresar a las Superbikes.

Livio Suppo, que entonces era el jefe del Repsol Honda, resumía así el breve capítulo de Rea en la clase reina: "Creo que por su talento Rea merecía competir en MotoGP. Pero la vida es así y por alguna razón, nunca tuvo la oportunidad cuando era joven y luego ya sintió que era demasiado viejo para dar el salto y prefirió quedarse con un muy buen contrato con Kawasaki".

En el WSBK el británico ha podido exprimir todo su talento: “¿La clave de mi dominio? La moto se comporta de un modo totalmente diferente de la vuelta 1 a la 23 y ahí la mayor influencia la hace el piloto. Yo siempre he sido capaz de entender rápidamente lo que necesita la moto para llevarla al máximo y eso es muy importante en competición. Mi jefe de equipo (Pere Riba) me entiende como piloto y hace los cambios que le pido, no me dice lo que tengo que hacer, así que es una gran combinación”

¿Y qué le motiva para seguir después de tantos títulos y victorias?. Rea lo tiene claro: “Sé que, por haber ganado tanto, la opción de no ganar es aterradora. Espero ser lo más competitivo que pueda el máximo tiempo posible. Quizás un día me levanto y digo “ya no vale la pena”, pero por ahora mantengo la emoción por las carreras”. Larga vida al ‘rey’ Rea.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil