Ott Tanak reescribe la historia

El estonio, de 32 años, ha puesto fin a una racha de triunfos franceses que se ha prolongado durante 15 años

El éxito ha sido merecido, tanto por su regularidad y prestaciones como porque ha sabido sacar el máximo provecho al Toyota Yaris WRC

Ott Tanak, una estrella en ciernes
Ott Tanak, una estrella en ciernes | EFE

El estonio Ott Tanak, copilotado por su compatriota Martin Jarveoja, se ha alzado con el título mundial de rallies al volante de un Toyota Yaris WRC después de una extraordinaria temporada, en la que ha ganado seis de las trece carreras disputadas y en la que ha demostrado ser muy competitivo sobre cualquier tipo de superficie y condiciones.

Tanak, de 32 años, ha sentenciado su primer título, tras acabar segundo en el Rally de Catalunya y ganar el PowerStage, que le dio cinco puntos suplementarios. Por otro lado, con su éxito, pone fin a la racha de 15 años consecutivos de triunfos de pilotos franceses, un periodo dominado por los dos Sébastien: Loeb, que ganó nueve títulos con Citroën de 2004 a 2012, y Ogier, quien se ha impuesto del 2013 al 2018, los cuatro primeros con Volkswagen y los dos últimos con Ford.

Carrera meteórica

La historia de Tanak en el Mundial de Rallies es particular. La primera aparición del piloto estonio fue hace diez años, en 2009, con un Subaru Impreza WRX STi, con el que completó varias pruebas sin demasiada suerte. En 2011, tras acabar cuarto en el PWRC y pelear por el título en el SWRC (categorías inferiores a WRC), comenzó su andadura de la mano del equipo M-Sport en el Mundial. En 2012 lograría su primer podio en su primera y única temporada completa hasta un complicado 2015, en el que saldría de M-Sport con solo un podio.

Tras un año dentro de la estructura DMACK WRT, al volante de un Fiesta WRC en el que subió dos veces al podio, volvió a M-Sport como compañero de Sébastien Ogier. Conduciría, dejando muy buenas sensaciones, un Fiesta WRC que llegó a ser campeón con el francés al volante. Tanak logró dos victorias y acabó tercero en el campeonato.

En 2018 fichó por Toyota y llegó su eclosión como piloto de la marca y junto a Tommi Makinen, director del equipo. El estonio se metió en la pelea por el título y volvió a acabar tercero en el campeonato tras haber conseguido cuatro victorias y llegando a la última cita de la temporada con opciones matemáticas de ser campeón.

Una temporada impecable

2019 ha sido indudablemente su año. Ha logrado, de momento, seis victorias y ha sido el piloto más regular y rápido del campeonato, refrendando un gran temple y también que ha aprendido de los errores del pasado porque ahora gestiona mucho mejor las situaciones de una presión que controla mejor que nadie.

Héroe nacional en su país, es también el primer estonio en ganar el título de WRC. Este fin de semana en Salou y sus alrededores se habían dado cita miles de aficionados llegados de Estonio, que tiñeron los tramos de los colores blanco, negro y azul de su bandera nacional.

En cuanto a Toyota, que todavía está en la lucha por el campeonato de constructores, Tanak les ha dado el primer campeonato de pilotos desde el título que consiguió Didier Auriol en 1994. Toyota, vigente campeón de marcas, es actualmente el segundo clasificado del WRC, a 18 puntos de Hyundai, un título que sí que se decidirá en Australia.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil