Talavera rinde homenaje a su campeón, Alvaro Bautista

Talavera rinde homenaje a su campeón, Alvaro Bautista

Bautista, arropado por su familia y amigos en el homenaje de Talavera de la Reina
Bautista, arropado por su familia y amigos en el homenaje de Talavera de la Reina | EFE
EFE

El piloto de Ducati celebró en su localidad natal el título mundial de Superbikes conquistado hace dos semanas en Indonesia

“Cuando hay fuerza y ganas siempre se consiguen las cosas”, asegura Bautista, que a sus 38 años se siente "más maduro" que cuando fue campeón de 125

El flamante campeón del mundo de Superbikes, Álvaro Bautista, recibió anoche el homenaje de su ciudad natal, Talavera de la Reina (Toledo). “Estoy muy contento de poder estar en casa y de poder celebrar el título con mis familiares y amigos", dijo el piloto de Ducati, que fue arropado por medio millar de personas durante su recorrido.

Bautista se proclamó campeón de WorldSBK hace dos semanas en Indonesia, convirtiéndose en el segundo español en conseguir el campeonato tras Carlos Checa en 2011. Además, el talaverano se unió a John Kocinski y Max Biaggi como el tercer piloto capaz de proclamarse campeón tanto en el mundial de MotoGP, donde triunfo en la categoría de 125cc, en 2006 como en el de Superbikes.

“Conseguir el campeonato ha sido un buen reto, pues no es fácil mantener las ganas”, destacó Bautista, que considera que a sus 38 años es "más maduro" que cuando fue campeón de 125 y también sabe llevar mejor tanto los momentos buenos como los difíciles. Igualmente, subrayado que se siente "super orgulloso" de cómo ha trabajado y luchado por conseguir el campeonato del mundo, venciendo al que era el vigente campeón Toprak Razgatlioglu, que según él, “es el piloto con mayor proyección en superbikes”.

Bautista confesó que hace un año cuando se volvió a montar en la moto de Ducati, tras su paso por Honda, sabía que podía conseguir el campeonato: “Cuando hay fuerza y ganas siempre se consiguen las cosas”, señaló.

La alcaldesa de Talavera de la Reina, Tita García Élez, le hizo entrega de un bastón de Mondas de cerámica con el número uno ya que “representa los valores de la localidad y ha llevado a este a lo más alto”.