Jack Miller se impone sin oposición

Jack Miller se impone sin oposición

Jack Miller, durante la cita en Japón
Jack Miller, durante la cita en Japón | AFP

Fabio Quartararo salió reforzado tras la caída de Pecco Bagnaia y los problemas de Aleix Espargaró

Marc Márquez completó la carrera en Japón con una muy buena cuarta plaza

Jack Miller se impuso en el GP de Japón, dominado de principio a fin una cita en la que Pecco Bagnaia se fue al suelo y Aleix Espargaró sufrió problemas. Contratiempos que allanaron el camino a Fabio Quartararo, que acabó octavo. Por su parte, Marc Márquez pudo completar una carrera muchos meses después, y acabó en una meritoria cuarta plaza.

Sin rastro del tifón que aguó la fiesta el sábado, con un entrenamiento menos de lo habitual y con disparidad de elección en los neumáticos se ponía en marcha la carrera de MotoGP. Con un primer golpe de efecto, con Aleix Espargaró teniendo que pasar por el pit-lane para cambiar de moto tras notar problemas en la vuelta de formación. Todo un contratiempo para el catalán que había clasificado sexto, por delante de los otros dos favoritos, Fabio Quartararo y Pecco Bagnaia.

Por delante, Brad Binder y Jorge Martín peleaban por la primera plaza, con Marc Márquez acechando desde cerca. En apenas un par de vueltas, Jack Miller se metía también en la pomada y se lanzaba a la caza de Martín, que empezaba a coger unos metros de distancia.

Por detrás, Bastianini, al que aún nadie descartaba en la lucha por el Mundial, ponía en marcha su remontada, avanzando desde la decimoquinta plaza hasta situarse a estela de Pecco.

Apenas unas curvas necesitó Miller para doblegar al español del Pramac Racing y se puso a tirar, has pulverizar con un 1:45.336 un récord que tenía Jorge Lorenzo desde 2014, un crono que aún mejoró (1:45.1) unas vueltas después. Mientras, Aleix Espargaró intentaba progresar, calcando los tiempos de Miguel Oliveira, que marchaba tercero.

Muchos frentes abiertos a medida que avanzaban las vueltas. Pecco y Enea, dos aspirantes al título, dos Ducati se enzarzaban en un repaso de adelantamientos por la décima plaza, dejando patente que la marca italiana se mantenía en su empeño de alejarse de las órdenes de equipo. Ganaba esa batalla la 'Bestia', que con más ritmo puso algo de tierra de por medio y se lanzaba por Pol Espargaró, que estaba completando una gran carrera en la novena plaza. Ambos lo pasaban sin demasiados esfuerzos unos pocos giros después, poniendo el foco en Quartararo, que rodaba por delante.

MotoGP en DAZN disponible en vivo y a la carta. Suscríbete y comienza tu mes gratis

Entre tanto, llegaba la primera caída, con Nagashima, piloto probador de Honda, probando la grava y Marc Márquez rodaba como un reloj bien posicionado en la quinta plaza.

A 12 para el final, la mala suerte volvía a acercarse a los pilotos japoneses. Takuya Tsuda, sustituto de Joan Mir en Suzuki, debía abandonar cuando su moto empezó a arder. El mal día de Suzuki se redondeó con el abandono de Alex Rins poco después. También se salía Darryn Binder despejando la pista de efectivos.

Ya en el tramo final, empezaban a llegar los primeros avisos por exceder los límites de la pista. Jack Miller seguía en modo martillo, mandando con solidez con una diferencia de 5.0 sobre Jorge Martín. Quartararo, que llegaba de hacer un cero en Aragón, se mantenía a estela de Maverick, buscando superar una posición que le diera algún punto extra, aprovechando la lucha de Pecco y Enea, que aún no habían dicho la última palabra.

Las caras en Ducati eran un poema cuando Bagnaia se la jugaba en un adelantamiento en un punto complicado a cinco del final. Con un mejor ritmo en esos últimos compases, se ponía en el punto de mira a la Yamaha del líder. Marc, por su parte, empezaba a divertirse, luchando por la cuarta plaza con Oliveira. Martín, segundo, se defendía de la otra KTM, la de un Binder que ya puestos a pedir, no se conformaba con el tercer escalón del podio.

La batalla de los tres aspirantes al título se recrudecía en la última vuelta, acabando con Pecco Bagnaia en el suelo, cuando intentaba meterle la moto a Fabio.

Un nuevo golpe de efecto para el campeonato. Aleix era decimosexto, sin poder puntuar, por primera vez en la temporada.

Miller cerraba la carrera perfecta, consiguiendo la undécima victoria del curso para Ducati, todo un récord para la marca italiana, que cerró en Japón con sabor agridulce.