La nueva 'fiebre' por la Fórmula 1 en Estados Unidos

Más de 400.000 aficionados en las gradas de Austin durante el mejor fin de semana de la F1 en este país

Shaquille O'Neal, montado en el coche de los Picapiedra, entregó el trofeo de ganador a Verstappen. ¡ Esto es América !

Las gradas de Austin, abarrotadas de aficionados para ver la carrera de F1
Las gradas de Austin, abarrotadas de aficionados para ver la carrera de F1  | DAZN

Los promotores de la Fórmula 1, el grupo Liberty Media, llegaron al Mundial años atrás con el objetivo de convertirlo en un deporte mucho más global y especialmente con la intención de captar la atención del gran público americano. Las espectaculares cifras de asistencia registradas este fin de semana en el GP de Estados Unidos, disputado en el circuito de Austin, dejan claro que han cumplido su misión. 400.000 espectadores en las gradas y 140.000 de ellos el día de la carrera. Podemos decir, ahora sí, que los aficionados estadounidenses han 'descubierto' la Fórmula 1.

Hasta la fecha se han celebrado 42 grandes premios de Estados Unidos, desde 1959, sin demasiada continuidad ni en escenarios ni en fechas: Dallas, Detroit y Phoenix, Indianápolis .... y desde 2012 en Austin. El próximo año Miami se unirá al calendario (ya es oficial) y Las Vegas podría albergar una tercera carrera en suelo americano en un futuro cercano.

"Espero que tengamos más carreras aquí y que el deporte siga creciendo porque se nota lo grandes que son los aficionados aquí", dijo Lewis Hamilton, que no pudo superar a Max Verstappen en una carrera al límite. El espectáculo que ambos ofrecieron en la pista fue sin duda un gran reclamo para los espectadores, pero también ha tenido mucho que ver en la aceptación del 'gran circo' en Estados Unidos la serie documental de Netflix 'Drive to Survive'.

"La serie ha impulsado una base de fans más joven y mucho más amplia. Realmente ha tenido un impacto en Estados Unidos", asegura Zak Brown, CEO de McLaren y uno de los pocos dirigentes estadounidenses en el paddock de la F1, que no entiende la negativa de Verstappen a ser el protagonista de la cuarta temporada.

Y evidentemente, tratándose de un show a la 'americana', la carrera del domingo en Austin también tuvo su dosis de estrellas, desde jugadores de la NBA o cantantes y músicos, hasta actores como Ben Stiller, por cierto, uno de los pocos en todo el recinto en llevar mascarilla (al margen de la burbuja del paddock), dado que las imágenes de aglomeraciones en las gradas sin ningún tipo de protección por la pandemia daban que pensar en tiempos de pandemia. Para cerrar un domingo excepcional, nada mejor que una escena para enmarcar: Shaquille O'Neal montado en el coche de los Picapiedra para entregar su trofeo de ganador a Verstappen. ¡ Esto es América !

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil