La maldición del dorsal 13 en la Fórmula Uno

La maldición del dorsal 13 en la Fórmula Uno

Pastor Maldonado, uno de los últimos en lucir el 13
Pastor Maldonado, uno de los últimos en lucir el 13 | Ignasi Paredes

Dos pilotos de la escudería Delage fallecieron con pocos meses de diferencia cuando portaban el fatídico número

La Federación Francesa del Automóvil decidió no volver a utilizar ese dorsal y solo cuatro pilotos han osado llevarlo

Desde 2014, los pilotos de Fórmula Uno pueden elegir su dorsal, con un número entre el 2 y el 99, a excepción del 17 que la FIA decidió retirar en homenaje a Jules Bianchi. El número uno está reservado al campeón, en caso de que este quiera llevarlo, algo que ha declinado Lewis Hamilton, que sigue portando el 44 en su monoplaza pese a haber conseguido el título en las últimas temporadas.

Pero si hay un dorsal que no vamos a encontrar en la Fórmula Uno es el 13, un número totalmente vetado. Son muchas las supersticiones y rituales que acompañan a los pilotos pero en este caso, el número 13 ha quedado eliminado de los coches por traer realmente mala suerte a su portador.

Todo empezó en los años veinte, cuando el equipo Delage sufrió dos accidentes mortales en pocos meses de diferencia con ese número. El primero, el de Paul Torchy, que se estrelló contra un árbol en el GP de San Sebastian en 1925, con el 13 en su carenado y con 13 coches participando en la carrera. Al año siguiente,  el conde italiano Giulio Masetti volvió a usar el 13 y su coche acabó volcado en un terraplén, dejándolo atrapado en el coche.

Esos dos accidentes provocaron que la Federación Francesa de Automovilismo decidiera no volver a utilizar ese dorsal. Tampoco se repartían ni cuando los dorsales se asignaban en función del puesto del equipo del anterior mundial y ni siquiera existía un box con el número 13.

En todos los años de historia de la Fórmula Uno solo cuatro pilotos han sido los osados que han llevado este número, y de ellos, tres, solo lo lucieron en una carrera. El primero fue Mauritz von Strachwiz en el Gran Premio de Alemania de 1953 y ni siquiera consiguió clasificarse para la carrera.

Tras él lo intentó el mexicano Moisés Solana, que pudo clasificarse para la carrera de México, pero su motor ardió a ocho vueltas para el final y no pudo finalizar la carrera. El tercero en atreverse a lucir el 13 fue Divina Galica en el Gran Premio de Gran Bretaña de 1976 pero como von Strachwiz, no consiguió clasificarse para la prueba.

En una época ya más reciente, Pastor Maldonado eligió el 13 cuando la Fórmula Uno dejó a los pilotos elegir su dorsal. El venezolano lo llevó en las temporadas 2014 y 2015 con escasa suerte y 16 abandonos en 38 pruebas disputadas.