La F1 se plantea cancelar el Gran Premio de Australia

Las autoridades sanitarias del Estado de Victoria han advertido de la posible cancelación si hay positivos

McLaren acaba de anunciar que se retira del Gran Premio por un caso confirmado y la F1 ya ha reaccionado

Chase Carey, CEO de Liberty Media y presidente de la F1
Chase Carey, CEO de Liberty Media y presidente de la F1 | afp

El jefe de Sanidad del estado de Victoria, Brett Sutton, ha señalado que la detección de un caso de coronavirus entre los miembros del paddock de la Fórmula 1 puede suponer el aplazamiento o cancelación del Gran Premio de Australia. Estas palabras las ha pronunciado una hora antes de que McLaren confirmara un positivo entre su personal y su retirada inmediata de la prueba de Melbourne.

Sport.es

Sutton ha valorado algún caso positivo podría acelerar la suspensión de la carrera: "Si las pruebas dan positivo, tenemos que considerar lo que significa para sus contactos cercanos y si tienen un número de contactos cercanos en varios equipos, entonces esas personas deben ponerse en cuarentena. Si eso definitivamente detiene la carrera, que así sea", ha señalado en la radio 3AW de Melbourne.

La F1 ya ha reaccionado y en un escueto comunicado ha apuntado que se plantea la cancelación: "Tras el resultado de la prueba a un miembro del equipo McLaren, la Fórmula 1 y la FIA se han estado coordinando con todas las autoridades relevantes para decidir los próximos pasos. Nuestra prioridad es la seguridad de los aficionados, los equipos y todo el personal en la carrera".

Siete de las ocho pruebas realizadas al personal de los equipos han dado negativo, el positivo pertence a McLaren y hay un fotógrafo australiano pendiente de conocer el resultado de su test de Covid-19.

El jefe de equipo de Haas, Guenther Steiner, ha informado de los resultados de sus cuatro empleados que tienen síntomas similares a los del coronavirus. Los cuatro han dado negativo tras someterse a las pruebas con síntomas de resfriado común: "Lo más importante para mí es que estén bien, que tan solo tengan un resfriado y que puedan volver a trabajar", ha explicado Steiner.

El director ejecutivo de la Corporación Australiana del GP, Andrew Westacott, sigue descartando correr a puerta cerrada la carrera: "No creo que las multitudes sean el problema aquí. Creo que la separación entre equipo y también de las escuderías de la multitud es muy importante, pero pasa igual que con otras multitudes. Cada día vienen 3.000 personas a trabajar a la ciudad. En el transporte público también hay reuniones de multitudes".

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil