Sport.es Menú

Alonso: "El objetivo es ser campeón del mundo de resistencia"

El piloto asturiano está en Portimao realizando unos test con el Toyota TS050 Hybrid

"De una categoría tan profesional y avanzada como el WEC puedo aprender muchas cosas para el futuro", dice

Fernando Alonso

Galería3 fotos

21/02/2018 - Toyota

Alonso: "El objetivo es ser campeón del mundo de resistencia"

/

X

Fernando Alonso, que esta temporada competirá por primera vez en el Mundial de Resistencia (WEC), asegura que va a disputar las ocho carreras del programa porque "el objetivo no es solo ganar en Le Mans, sino ser campeón del mundo de resistencia".

Sport.es

El piloto asturiano, que ha fichado por Toyota, confiesa , eso sí, que las 24 Horas de Le Mans es la prueba que más le seduce "por sus grandes rectas, la velocidad máxima, la noche y la poca iluminación" y que será "el verdadero desafío, ya que la carrera pone al límite al coche, al equipo, a los mecánicos, a los pilotos... Pero tengo también curiosidad por ver cómo se comporta el coche en los circuitos donde he corrido en F1, por ejemplo Spa, que a todos nos encanta. Será divertido ver cómo va el Toyota allí".

El bicampeón del mundo de Fórmula 1 está probando estos días su nuevo Toyota TS050 HYBRID en el Autódromo Internacional do Algarve, en Portimao (Portugal), antes de viajar a Barcelona para participar en los primero ensayos de la pretemporada de Fórmula 1, del 26 de febrero al 1 de marzo en el Circuit.

Fernando Alonso afirma que el TS050 HYBRID será el coche de referencia en la máxima competición de resistencia: "La tecnología híbrida es prácticamente imbatible. Por el ahorro de combustible, por prestaciones... Se supone que vamos a ser el coche de referencia y si lo somos vamos a disfrutarlo, a disputar las carreras sin errores por nuestra parte para sacar ventaja a esa circunstancia", afirma.

Tras su primera experiencia al volante del Toyota, Alonso reconoce que es un coche diferente a los que ha pilotado hasta ahora. "Intentas adaptarte a él y sacarle el máximo partido", apunta Alonso, que señala que su adaptación al equipo está siendo muy sencilla gracias a los años de trabajo de Toyota en las competiciones de resistencia: "Tiene todo el bagaje de estos años y un grupo de pilotos con mucha experiencia también y varios años en el WEC, así que la adaptación es mucho más fácil con esta estructura detrás".

Frente a un monoplaza de F-1, el Toyota TS050 HYBRID que pilotará Fernando Alonso en Le Mans y en el resto de circuitos del WEC se distingue por un mayor número de sistemas de ayuda a la conducción. Así lo explica el piloto asturiano: "La mayor diferencia es la tracción total, que te cambia el modo de conducir, la forma de acelerar en la salida de las curvas. Hay una mayor libertad en los diferentes sistemas del coche que lo que existe en la F1, como por ejemplo en el control de tracción y otros dispositivos de asistencia, que aquí está muy desarrollados, son muy sofisticados, y en la F1 están prohibidos". A la hora de conducir, Alonso señala que el piloto debe apoyarse mucho más en la electrónica que tienen este tipo de prototipos de resistencia.

Con respecto a la dinámica de trabajo de Toyota, en comparación con otras estructuras donde ha tenido cabida a lo largo de su carrera deportiva, Fernando destaca que "la manera de trabajar es diferente porque la competición y la forma de afrontar las carreras es diferente. Aquí se busca la resistencia y la fiabilidad total. No sin importar las prestaciones pero son una segunda prioridad. Por tanto, los test están enfocados a la resistencia, a probar diferentes componentes del coche y llevarlos al límite. Y al piloto también. El modo de cómo debes afrontar cada turno es diferente a la F1".

Para el nuevo piloto de Toyota, el TS050 HYBRID es un coche muy divertido de conducir. "Sales de tu rutina normal y de las sensaciones que tienes normalmente, conduces un vehículo con prestaciones diferentes, muchas de ellas extremas. Igual que en el kart tienes sensaciones diferentes, porque vas muy bajo, no hay suspensión, cualquier irregularidad la notas en el cuerpo, es muy físico... aquí tienes la increíble sensación de la aceleración. El sistema híbrido, el control de tracción, la tracción a las cuatro ruedas, las aceleraciones son espectaculares y eso es muy divertido".

Alonso le ha llamado la atención la capacidad de prototipo de resistencia de Toyota, su desarrollo para poder permanecer en pista horas y horas con extrema regularidad. "La resistencias es otra disciplina y otra filosofía. Aquí se busca la consistencia, la resistencia. Haces una vuelta a 1 min 30 seg y 40 vueltas después sigues clavando ese tiempo porque todo el coche está diseñado para mantener esa consistencia, para carreras de larga duración".

El asturiano está convencido de que aprenderá muchas cosas de la mano de Toyota en el Mundial de Resistencia: "Cada vez que te subes a un coche, independientemente de dónde y cómo sea, aprendes cosas, siempre hay algo que te despiertas la curiosidad o te sorprende. Una categoría tan profesional y avanzada como el WEC en su categoría LMP1 va a hacer que, a buen seguro, a lo largo de la temporada pueda aprender muchas cosas y llevármelas conmigo para el futuro".

Respecto a la prueba cumbre de Le Mans, Fernando considera que "el desafío es Toyota contra Le Mans, no contra los rivales, ya que la propia carrera te pone al límite, al coche, al equipo, a los mecánicos, a los pilotos… Hay tantas variables en una carrera de 24 horas que para Toyota, ahora mismo, más que estar pendiente de los rivales y los otros LMP1 y de lo que puedan hacer, el verdadero desafío es la propia Le Mans y esa es la grandeza de este proyecto".

Alonso defiende su apuesta para tratar de ganar las 24 Horas de Le Mans y el WEC: "Es un reto, quizá valiente. Es participar en una carrera mítica y estoy seguro que estoy con el mejor equipo, algo que me da más seguridad. Hay mucho que ganar, y quizá mucho que perder, pero cuando hay algo que ganar ya merece la pena".

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil