Sport.es Menú

¿Será la NASCAR el próximo objetivo de Alonso?

El asturiano descarta volver a la F1 en 2020 y 'congela' el reto del Dakar

Tras ganar Le Mans y dejar el Mundial de resistencia, aseguró que correría 7 carreras en 2019

Alonso, durante su test con un coche NASCAR en Bahrein, a finales de 2018
Alonso, durante su test con un coche NASCAR en Bahrein, a finales de 2018 | Twitter

Fernando Alonso sigue jugando al despiste, sin desvelar sus planes de futuro ni qué competición disputará próximamente. En junio, tras conquistar el título de resistencia y ganar por segundo año las 24 Horas de Le Mans, el asturiano se despidió del WEC y aseguró que en 2019 le quedaban pendientes otras siete o ocho carreras. Pero no dijo de qué campeonato. Después de su promocionado test a los mandos del Toyota Hilux campeón del Dakar muchos dieron por seguro que la apuesta de Alonso pasaba por el rally, que en 2020 desembarca en Arabia Saudí. Pero a estas alturas, también ese proyecto está 'congelado'.

Alonso no aparece en la lista de inscritos de la Baja Aragón 2019 que se hizo pública el viernes. Era una de las pruebas que se barajaban como preparación para Fernando con vistas al próximo Dakar. Pero la carrera, del 25 al 28 de julio en Teruel, no contará con el bicampeón de F1.

No al a Fórmula 1

El jueves, en Oviedo, Fernando habló del reto del Dakar y de sus palabras se deduce que no entra en sus planes de manera inminente: "Es una carrera atractiva, la más importante, pero también opuesta a mis cualidades o manera de conducir. Nunca lo he hecho en tierra y hacer el más duro del mundo de repente sería algo extremo", dijo.

En la misma comparecencia de prensa, Alonso dejó bastante clara su negativa a volver al Mundial de Fórmula 1, al menos en 2020: "A día de hoy no encuentro en la F1 los retos que puedo conseguir fuera de ella", apuntó. Un 'jarro de agua fría' para los aficionados que soñaban con verle de regreso al 'gran circo' y más tras los rumores que le señalaban como sustituto de Vettel en Ferrari.

Eso sí, Alonso no desperdició la oportunidad para reírse de estos rumores con la complicidad de su amigo, el presentador de TV y piloto dakariano Jesús Calleja. Ambos colgaron en las redes sociales un vídeo a propósito del intercambio de llaves "del Ferrari y el Toyota". Un divertido 'guiño' a sus seguidores.

Bromas al margen, la opción que empieza a cobrar fuerza es la llegada de Alonso a la NASCAR, la mayor serie automovilística de EE.UU. Por una parte, al asturiano le resultaría mucho más fácil la adaptación a este campeonato de asfalto que a la conducción en tierra y dunas del Dakar. Además, la repercusión mediática y las cifras económicas que barajan las estrellas de la NASCAR son más mucho más importantes que las de la IndyCar, sin contar con la prueba de las 500 Millas, que siguen siendo el objetivo de Alonso para sellar su personal desafío de la Triple Corona.

Otro aspecto que podría decantar la balanza es que en la NASCAR Fernando contaría con un equipo y un coche competitivo y con máximas garantías de optar al título, en caso de correr la serie con Toyota. La formación nipona cuenta este año con Kyle Busch en la segunda posición del campeonato y a solo 11 puntos del actual líder, Joey Logano.Después de la fuerte decepción que se llevó en Indianápolis con McLaren, cuando ni siquiera consiguió clasificarse para disputar la carrera del pasado 26 de mayo, Alonso no quiere ni hablar de proyectos que no le ofrezcan garantías de victoria. 

El año pasado, tras dejar la F1, Alonso hizo un test con un coche de la NASCAR en Bahrein. Se trató de un intercambio de asiento con el campeón Jimmie Johnson, que a su vez pudo pilotar el McLaren MP4-28 de 2013 con motor Mercedes V8.Fernando se mostró encantado con aquella experiencia: "Fue superdivertido, incluso aunque desde dentro del coche el ruido no es tan diferente al de los coches que conducimos ahora. Pero sí, desde fuera es algo muy, muy especial. Echamos mucho de menos estas cosas ahora. Sabía que los coches eran muy básicos en cuanto a tecnología. La caja de cambios es de cuatro marchas y la última vez que piloté una caja de cambios en H fue en 1999. Fue un poco volver hacia atrás en el tiempo, pero aun así el coche tiene mucha potencia para la cantidad de agarre que tiene y te diviertes en la pista", explicó entonces.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil