Carlos Sainz, del naranja al rojo

Carlos Sainz, del naranja al rojo

Sainz, en su despedida de McLaren en Abu Dhabi
Sainz, en su despedida de McLaren en Abu Dhabi | McLaren

Tras su emotiva despedida en McLaren, Sainz ya piensa en su reto con Ferrari

"He madurado como piloto y puedo rendir muy alto bajo presión", valora el madrileño

Carlos Sainz disputó el domingo su última carrera con McLaren, un equipo al que ha contribuído a hacer fuerte. Los de Woking han terminado terceros en el Mundial de constructores 2020 gracias al acierto del madrileño (6º) y de su compañero Lando Norris (9º), que han formado un tándem joven, ambicioso y en increíble armonía dentro y fuera del box. Sainz ha encajado como un 'guante' en la estructura del equipo naranja y abandona un proyecto en crecimiento para iniciar su aventura en Ferrari. Una oportunidad que no podía rechazar pero que viendo la marcha de la Scuderia este año, parece cuando menos arriesgada.

El madrileño llega a Maranello en plena madurez como piloto y deja una gran impronta en McLaren, donde le sustituirá Daniel RicciardoZak Brown es consciente de que pierde un activo importante. "Carlos ha sido un grandísimo compañero, ha superado nuestras expectativas. Es una gran persona", dijo en Abu Dhabi el CEO de McLaren, después del emotivo homenaje que le dispensó el equipo al completo. “Me han dado un aplauso muy bonito en el box y además me han regalado un lateral del coche, firmado por los 70-80 miembros del equipo, se han portado genial”, explicó el madrileño, que en su despedida lució un casco especial con la foto del podio de Brasil y su equipo.

"Me ha dicho Zak que el trozo de coche que me dan es de mi golpe en Rusia, pero yo prefiero pensar que es del segundo de Monza", bromeó Sainz, que acaba el curso con 105 puntos en 17 grandes premios, mejor que tras las 21 carreras de 2019 (96 puntos) y ha dado alas a McLaren, que no era tercero en el Mundial de constructores desde 2012. Carlos se mostró agradecido por el trato recibido en McLaren y por la apuesta de Brown, “que confió en mi estos dos años increíbles. Prueba de ello han sido estas últimas carreras, ya sin errores en el 'pit stop' ni averías, en las que no nos hemos bajado de los ocho primeros. He madurado como piloto y he mejorado carrera a carrera en un entorno que me apoyaba a tope y me ha sabido cuidar como atleta par rendir muy alto y bajo presión", resumió.

Nueva era en Ferrari

Sainz cierra la temporada por delante de Charles Leclerc (98 puntos), su futuro compañero en Ferrari, que ya le espera en Maranello. "Carlos es extremadamente fuerte en carrera, muy consistente, estoy deseando trabajar con él", aseguró en Yas Marina el piloto monegasco, al que el jefe de la Scudería Mattia Binotto, ya ha advertido “no habrá números 1 y 2" en el equipo. "Hemos fichado a Sainz para batirse con Charles”, precisó.

Leclerc explicó en Movistar F1 que desde que se supo que el madrileño  iba a ser su compañero en 2021, charlan regulramente por teléfono: "Siempre aprendes cosas de un compañero nuevo y lo estoy deseando. Y también llevarle a buenos restaurantes cerca de Maranello y a comer hamburguesas, que le gustan", apuntó-

Sainz está ansioso por que arranque su etapa en Ferrari. No podrá rodar mañana martes en el test de Abu Dhabi con el monoplaza de este año, pero confía en poder probar el coche en enero. “Ya hay ganas de vestir de rojo”, confiesa. Llega la hora de la verdad para Carlos, que ahora sí, definitivamente ya es uno de los ‘grandes’ en la Fórmula 1.