El 'cabreo' de Verstappen en Mónaco

El 'cabreo' de Verstappen en Mónaco

Verstappen, en el paddock de Mónaco
Verstappen, en el paddock de Mónaco | Red Bull contentpool

"No hubiera logrado la pole, porque Leclerc y Ferrari son muy fuertes aquí, pero ha sido una pena el final... es Mónaco, una bandera roja y se acaba todo", ha resumido

"Tenemos que analizar dónde está exactamente la diferencia con Ferrari. He sufrido más subviraje de lo que me gustaría y esas cosas no ayudan en una pista como esta", apunta

Max Verstappen se las 'pintaba' muy felices en Mónaco. Ganó aquí hace un año, camino de su primer título, y esta vez llegaba como nuevo líder del campeonato tras su 'sorpasso' a Charles Leclerc en Barcelona. Pero todo comenzó a torcerse cuando se subió al coche el viernes, en los primeros libres en el Principado. El neerlandés no termina de sentirse a gusto con el rendimiento del RB18 este fin de semana y está muy preocupado por su cuarta posición en parrilla, por detrás de los dos Ferrari y de su compañero Sergio Pérez.

"No tengo nada de agarre en la parte delantera", lamentaba Max durante la clasificación. En los minutos finales, el campeón empezó a mejorar, pero no tuvo tiempo de más porque el accidente de Pérez y Sainz le obligó a abortar su último intento de vuelta rápida.

"Es una pena. En general, este es un fin de semana está siendo bastante difícil para mí, pero esa última ronda al menos fue un poco mejor. No hubiera logrado la pole, porque Charles Leclerc y Ferrari son muy fuertes aquí. Pero podría haber terminado en una posición ligeramente mejor. Pero sí, eso también es Mónaco, una bandera roja y se acaba todo. Es una pena que haya pasado por segundo año consecutivo", ha resumido Max.

"Obviamente, tenemos que analizar después de la clasificación dónde está exactamente la diferencia con Ferrari. Sufrí más subviraje de lo que me gustaría. Esas cosas no ayudan, especialmente en una pista como esta, donde quieres que el coche gire muy rápido y eso lo hizo difícil hoy", ha añadido.

Consciente de que remontar será prácticamente una tarea imposible en seco, Verstappen se encomienda a la lluvia: "Ya veremos mañana. Hoy es un poco decepcionante, pero al final todavía tienes que mantenerte concentrado para la carrera. Sobre todo porque puede ser en mojado. Cuando llueve, siempre hay un poco de caos aquí, también porque hay muchos camiones pasando por aquí durante el año. Eso significa que el asfalto en su interior se llena de aceite y suciedad y, sin contar eso, sigue siendo una pista muy resbaladiza con todas esas rayas blancas en el suelo", ha zanjado.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil