Barcelona pone orden a la parrilla

Barcelona pone orden a la parrilla

Carlos Sainz se juega mucho este fin de semana en casa
Carlos Sainz se juega mucho este fin de semana en casa | Valentí Enrich

El GP de España llega repleto de evoluciones técnicas que tienen que marcar las próximas carreras

La calificación (16:00 horas) se perfila como un nuevo duelo entre los Ferrari y Red Bull

Barcelona pasará revista este fin de semana a la Fórmula 1 con la celebración del sexto Gran Premio de una temporada que ahora está programada a veintidós. Tres meses después de que los equipos estrenaran aquí los nuevos coches en una corta e intensa pretemporada, con un dominio inicial de Ferrari y Red Bull, se presenta un fin de semana repleto de novedades técnicas que tienen que marcar las próximas carreras y, probablemente, la suerte del campeonato.

La tanda de calificación, que se disputará este sábado a las 16:00 horas, un horario inusual del GP de España, se perfila muy interesante porque en este trazado, muy exigente con los neumáticos, es complicado adelantar pese a la utilización del DRS. La estadística está con Charles Leclerc, que ha salido primero en tres de las cinco carreras ya disputadas, mientras que las otras dos se las reparten Max Verstappen, que hace cinco años ganó en Barcelona su primera carrera, y Checo Pérez.

Será interesante comprobar la evolución de los coches desde la pretemporada, evaluando el grado de progreso con las nuevas actualizaciones. De todas formas, hay que tener en cuenta tres grandes matices: En primer lugar, en febrero los equipos se centraron en rodar con los compuestos de la gama media, no la dura como ahora. Segundo, las condiciones climatológicas entonces eran más frías y, por último, los nuevos monoplazas se encontraban todavía en su especificación básica.

El GP de España ha sido durante mucho tiempo una carrera marcada por la introducción de mejoras. Los equipos han tenido tiempo para trabajar una vez detectados sus problemas y analizadas las propuestas de la competencia. Por otro lado, además de que todos conocen a la perfección la exigente pista, Barcelona es un laboratorio ideal porque es una vuelta relativamente corta que comprende todo tipo de secciones diferentes y también el primer circuito de alta carga aerodinámica del calendario.

MUCHAS NOVEDADESAston Martin es el equipo que más novedades ha presentado este fin de semana, ya que la remodelación ha sido casi total y, a simple vista, el coche ha cambiado sustancialmente y se asemeja mucho al Red Bull hasta el punto de que los comisarios comprobaron su legalidad, es decir, que no fuera una copia. Los británicos tienen que trabajar contra reloj en la puesta a punto, mientras que Alfa Romeo y Ferrari les siguen en cuanto a ideas nuevas. Los cambios más destacados radican en las zonas del pontón, suelo, Halo y alerón trasero.

Ferrari, que había visto como Red Bull le recortaba terreno tras un fulgurante arranque, ha modificado el alerón trasero para disminuir la carga aerodinámica, los pontones para mejorar su eficiencia y ha seguido trabajando en bajar el peso del coche. Charles Leclerc ha sido el más rápido en ambas tandas y junto con Carlos Sainz debe luchar por la pole position contra un Max Verstappen que se ha centrado en trabajar más en el ritmo de carrera que en conseguir velocidad para una vuelta rápida.

Las miradas están centradas en Mercedes. Las mejoras anunciadas para Barcelona se han limitado en un frontal más estilizado y en un nuevo fondo plano –además de la rebaja de peso, el caballo de batalla de todos- para hacer frente al efecto rebote y permitir a los pilotos mejorar su control en la frenada y paso por curva. Tanto Hamilton como Russell parece que han dado un paso al frente, logrando unos tiempos esperanzadores en la segunda tanda, situándose justo detrás de Leclerc, y su asignatura pendiente será clasificar bien –ritmo de carrera ya tienen- para salir delante en carrera para estar en disposición de empezar la remontada.

Mañana por la tarde veremos de qué es capaz cada uno en una clasificación que se presenta competida e igualada, en la que a los habituales Ferrari y Red Bull se pueden añadir los Mercedes y un ambicioso Fernando Alonso que fue sexto, por dela