Fernando Alonso, por delante de Michael Schumacher en la parrilla

El Mundial 2006 cerrará el telón esta tarde en Interlagos con una carrera que dictará sentencia proclamando el nuevo campeón. Fernando Alonso y Michael Schumacher se juegan el título después de una temporada apasionante, espectacular y tremendamente competitiva.

Será, a priori, la última carrera de Michael Schumacher, quien ya en Monza anunció su retirada a final de año. El alemán, que ha ganado siete títulos mundiales, 91 Grandes Premios y ha sumado 154 podios en 249 carreras, se despide hoy de la Fórmula 1 con opciones de cerrar su extraordinaria trayectoria con un octavo título. Con diez puntos en contra, como consecuencia de la rotura de motor en Suzuka, Michael está obligado a ganar la carrera y esperar a que Fernando Alonso no sume un punto, puesto que en caso de igualdad sería campeón por mayor número de victorias.

Fernando Alonso, por su parte, se despide hoy de Renault, un equipo en el que ha militado los últimos cinco años y que le ha permitido madurar como piloto. El asturiano, que sustentó sus opciones con una primera parte de campeonato impresionante, encadenando seis victorias y tres segundos puestos hasta Estados Unidos, puede convertirse en bicampeón. De hecho, figura en todos los pronósticos como el nuevo campeón.

Se espera una batalla emocionante, como las últimas carreras, repletas de alternativas y emoción. El pronóstico indica que no lloverá, pero la amenaza persiste, y los Ferrari después de la exhibición en la crono son los favoritos, aunque una avería en la tercera tanda de la crono complicó la vida a Michael Schumacher y, de repente, el gran favorito a la victoria es el brasileño Felipe Massa, quien ya ganó en Turquía y que ayer logró la tercera pole position en las últimas cinco carreras.

Michael Schumacher apuntaba a la pole después de ser segundo en la primera tanda de la crono y primero en la segunda, pero no pudo completar ni una vuelta en la tercera y definitiva. A la hora de cerrar esta crónica, Ferrari estaba estudiando aún el problema mecánico que había ocurrido en el coche del alemán, según fuentes del equipo un problema inusual en la bomba de la gasolina. Ciertamente, las opciones se le han complicado. Michael Schumacher arrancará décimo y adelantar en esta pista es difícil y sus opciones a poder ganar la carrera han disminuido considerablemente arrancando desde la mitad de la parrilla. Y si no gana, el campeón será Fernando. Ahora está obligado a arriesgar mucho.

El español, otra vez impecable, se clasificó cuarto, en segunda línea, junto a Jarno Trulli y detrás de Massa y Raikkonen. El campeón español tiene la ventaja de saber que su rival está detrás, con lo que puede controlar la carrera con mayor facilidad. De todas formas, como ya dijo el viernes, ayer fue a por la pole y hoy irá a por el podio, tratando de superar a Trulli en la salida y aprovechar el mínimo error de Felipe y Kimi para cerrar el año con un broche de oro.

Pese a llevar un motor más conservador, Alonso estuvo de nuevo por delante de Fisichella, quien hoy tiene una gran oportunidad para demostrar que se puede creer en él para llevar el coche campeón en el 2007. El listón que deja el español es demasiado alto.

En cuanto a las prestaciones de los neumáticos, estamos en una situación parecida a la que vivimos en Japón, hace un par de semanas. Los neumáticos Bridgestone, a una vuelta, se muestran intratables. No hay quien se acerque. Sin embargo, los Michelin son más constantes y en ritmo tendrán su opción.

Pedro de la Rosa, por su parte, no pudo culminar los excelentes augurios de la primera tanda, en la que fue quinto, y se quedó por tercera vez cortado. Hoy, obligado a una estrategia más conservadora, más cargado de gasolina, buscará cerrar el año de nuevo en la zona de puntos.

Por último, hay que destacar que el holandés Robert Doornbos, que sustituyó a Klien en China, fue penalizado con diez posiciones en la parrilla al tener que cambiar el motor de su Red Bull antes de la crono. Doornbos, que cayó en la segunda tanda, saldrá el último. También hay que destacar la penalización de 2.000 dólares al portugués Tiago Monteiro por cruzar la línea que delimita el pitlane.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil