Porsche lidera Le Mans tras otra noche 'maldita' para Toyota

El Toyota nº 7, que ocupó el primer puesto desde la salida, se quedó sin potencia antes de cumplirse las décima hora y cedió el liderato al Porsche nº 1 en las 24 Horas de Le Mans.

Poco después, el bólido nº9 también se quedó parado en pista y sin opciones de seguir en carrera. El nº 8 lleva 16 horas de retraso por una avería cuando eran segundos.

El Toyota nº9 es retirado de psita; poco antes ya se había tenido que retirar el nº7 que lideraba las 24 horas de Le Mans
El Toyota nº9 es retirado de psita; poco antes ya se había tenido que retirar el nº7 que lideraba las 24 horas de Le Mans | AFP

La noche ha vuelto a ser larga en Le Mans y pródiga en sorpresas. Ayer anocheció con Toyota teniendo bien controlada la carrera, que había dominado en las primeras vueltas con autoridad, pero un cúmulo de problemas consecutivos aniquilaron las posibilidades de la marca japonesa que lleva ya más de 30 años persiguiendo su primer triunfo en las 24 Horas. Cuando faltan cinco horas para que acabe la prueba (15:00 horas) el Porsche nº 1 lidera la prueba con enorme comodidad y es el gran favorito de no mediar un problema.

Con más de diez vueltas de ventaja respecto al primer LMP2, el DC Racing nº 38, sus pilotos están haciendo los relevos más cómodos de su carrera y a la vez los más intensos, conscientes de que cualquier problema mecánico dejaría la victoria por primera vez en las 85 ediciones ya disputadas de la prueba a un LMP2.

El segundo Porsche, el nº 2, de Hartley, Bernhard y Bamber, ha recuperado terreno después de ser el primer coche favorito en verse inmerso en graves problemas en el tren delantero y perder 20 vueltas, situándose ya entre los diez primeros. El único Toyota que continua en carrera, el nº 8 de Buemi, Davidson y Nakajima, estaba rodando en la 16ª posición, siendo el coche más rápido de la carrera durante las primeras horas de la mañana, pero sin ninguna posibilidad de alcanzar las posiciones de honor.

Noche 'maldita'

Toyota, que el año pasado perdió la carrera en la última vuelta, deberá esperar otro año más. La noche ha sido 'maldita' para el potente equipo japonés, cuyos coches se habían mostrado en esta ocasión como los más rápidos.

El primero en meterse en problemas fue el nº 8, que marchaba segundo, y que entró en boxes después de las intensas quejas de Sébastién Buemi con el freno delantero derecho ardiendo, detectándose un problema con el motor eléctrico delantero. Tardaron 29 vueltas antes de volver a la pista.

Pasada la una de la madrugada, con el Porsche nº 1 habiendo cedido terreno detrás del coche de seguridad, el Toyota nº 7, que después de haber marcado la pole lideraba la carrera desde la misma salida, empezó a perder potencia y Kamui Kobayashi no pudo volver a boxes, lo que dejó al Porsche nº 1 en el liderato con dos vueltas de ventaja sobre el Toyota nº 9.

La desgracia de los Toyota no había terminado, ya que sus opciones a la victoria se esfumaron definitivamente cuando el nº 9 hizo un trompo en la primera curva del circuito debido a un pinchazo en su trasera izquierda y trató de completar la vuelta para entrar en boxes y seguir en competición, parando y arrancando varias veces. El francés Lapierre se vio también obligado al abandono.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil