Isidre Esteve vuelve a la elite: "Soy el tío más feliz del mundo"

"Ya no solo queremos participar en el Dakar, queremos competir", asegura el piloto del Repsol Rally Team

"Mi discapacidad no ya es un problema para ser competitivo", subraya en la presentación de su nuevo proyecto

Isidre Esteve, con su nuevo coche para el Dakar
Isidre Esteve, con su nuevo coche del Repsol Rally Team para el Dakar  | sport

Isidre Esteve ha presentado este martes en Barcelona un ambicioso programa de competición con vistas al Rally Dakar 2018. Con el apoyo completo de Repsol, que desde 2009 -con Marc Coma y Nani Roma-, no patrocinaba a ningún piloto dakariano, y también de la compañía MGS y Onix Seguros, Isidre se ha mostrado entusiasmado con el nuevo proyecto Repsol Rally TeamPor primera vez desde que regresó al rally tras el accidente de moto que le dejó en silla de ruedas en marzo de 2007, se siente capaz de medirse a la elite: "Ya no queremos ir al Dakar a participar, ahora queremos competir", ha subrayado el leridano, radiante: "Soy el tío más feliz del mundo".

Esteve ha posado junto a su copiloto, Txema Villalobos, frente al poderoso coche que tanto le motiva. Un BMW X6 diesel biturbo, con más de 340 caballos, cambio secuencial y chasis tubular, preparado por los expertos franceses de SodiCars. "Lo probamos en Francia hace unos días y se nos hizo de noche. No quería bajarme del coche...", ha explicado con una amplia sonrisa después de un primer test de aproximadamente 200 kilómetros.

Isidre tiene argumentos de peso para sentirse "orgulloso y contento". Desde la lesión medular que le provocó su caída en la Baja Almanzora hace ahora diez años, nunca ha perdido ese "espíritu de superación", que destacaban esta mañana Francisco Miranda, director de lubricantes de Repsol y Araceli Ruíz, directora de RRHH y Comunicación de Onix. "Representa los valores que queremos transmitir", ha dicho Miranda a propósito del retorno de la compañía energética al Dakar.

Esteve reapareció en la edición del Dakar de 2009 al volante de un Ssang Yong adaptado. "Fue muy rápido y muy complicado. Necesité año y medio para recuperarme de las llagas después de completar aquella edición", ha recordado. Ocho años más tarde, con la implicación personal de Josep María Lloreda en el desarrollo del cojín inteligente, Isidre pudo volver al Dakar en 2017 con un modesto Mitsubishi Montero.

"Ahora la intención es dar un paso más, ser competitivos. Queremos formar parte de ese grupo de gente que opta a ganar etapas especiales. Con Txema durante el último Dakar hablábamos de cómo queríamos que fuera el próximo coche. Y lo tenemos. Es un sueño increíble", ha apuntando Isidre, que tiene en su calendario la Baja Aragón, este fin de semana, el Rally de Marruecos y el Dakar 2018. “Es el proyecto perfecto para preparar el Dakar. En la Baja el principal objetivo es hacer kilómetros, aprender, y luego tenemos tiempo suficiente para corregir los aspectos que consideremos oportunos”, ha comentado Esteve.

“Mi mayor ilusión es poder hacer en coche lo que en su día hice en moto, o sea pelear por ganar el Dakar. Esto es un primer paso para ello. Y gracias al cojín inteligente, que funcionó en la última edición, mi discapacidad ya no es un problema para ser competitivo”.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil