Barreda: "La moto se ha atascado unas diez veces y me he caído"

Barreda: "La moto se ha atascado unas diez veces y me he caído"

Barreda, antes de tomar la salida de la undécima etapa
Barreda, antes de tomar la salida de la undécima etapa | ASO

"Ha sido una de las etapas más duras en el Dakar", asegura el piloto de Honda , que se ha despedido del podio

"Quiero dar las gracias a Price y a Luciano Benavides, que se han parado a ayudarme y a levantar la moto. Son cosas que emocionan", apunta

A Joan Barreda se le cierran otra vez las puertas de la victoria final en el Dakar. Tampoco el podio parece a su alcance tras la undécima etapa y ya solo le queda luchar por intentar repetir su mejor resultado en el rally, en 2017, cuando terminó quinto con cuatro triunfos. De momento y a falta de los 164 km de la especial que baja el telón de la carrera este viernes, el de Torreblanca marcha quinto con tres victorias.

Barreda, que hoy ha cedido 25 minutos en meta y está a casi 28 en la general, a más de 12 minutos del cuarto, el francés Van Beveren, ha sufrido como nunca: “Ha sido una de las etapas más duras que he hecho en el Dakar. Me ha tocad abrir desde el kilómetro 4. A partir de ahí he empezado a mantener un buen ritmo, pero había un tramo que era supervivencia. Porque quería avanzar y no podía. La arena estaba muy blanda y nos costaba mucho avanzar. La moto se ha atascado unas diez veces. Incluso una vez he caído por delante, pegando bastante fuerte con la clavícula. Quiero dar las gracias a Toby Price y a Luciano Benavides, que se han parado a ayudarme y a levantar la moto. Son cosas que emocionan y es un poco la parte bonita y el espíritu del Dakar, ver que los rivales se detienen a ayudarte y te animan a que sigas adelante", ha explicado.

A pesar de su lógica decepción, Barreda asegura que está satisfecho " porque hemos dado el cien por cien y así son las carreras, a veces las cosas salen bien y otras, no tanto, pero lo importante es dar el máximo y de eso estoy seguro. Me siento muy orgulloso de nuestro trabajo , pese a la mala suerte del golpe de la clavícula y de cómo se colocó el Dakar desde el principio", ha analizado el de Castellón.

En clave de futuro, tanto en el Dakar como en Honda, Barreda ha dicho que "veremos el próximo año. Seguimos pensando en acabar este Dakar y veremos qué pasa. No sé. Está claro que ya tengo 38 años. Hasta ahora me divierto encima de la moto, me apasiona mucho y esa es la realidad. Tampoco he querido pensar mucho más allá".

En cualquier caso siente que su equipo es casi una familia: "Llevo aquí ya 10 años. En su momento aposté por Honda por encima de todo, cuando era un equipo joven, con una moto que no estaba hecha. Ahora, para mí es el mejor equipo del Dakar. Y hay planes incluso de mejorarlo todo. Después las carreras son como son y pasa lo que pasa. Pero este equipo para mí es el mejor que hay con diferencia", comentó.