De Sciglio, cuando la etiqueta se transforma en una losa

Mattia intenta reverdecer los laureles de sus inicios, cuando triunfó con apenas veinte años siendo proclamado 'el nuevo Paolo Maldini'

Massimiliano Allegri le dio la alternativa en el Milan y lo reclutó años después para la Juventus de Turín

Así juega De Sciglio | sport

Mattia De Scigliouno de los posibles refuerzos del FC Barcelona para la temporada 2020/21 si se realiza la 'operación Pjanic', parece arrastrar como una losa la etiqueta que en su día le asignaron en el Calcio, cuando era una orgullosa promesa del Milan y de la Sub 21 ‘azzurra’: el nuevo Paolo Maldini.

Desde aquel ya lejano momento (2011) y pese a su relativa juventud (20-10-1992, 27 años) De Sciglio se pregunta qué se torció en San Siro o qué no acaba de funcionar en el Juventus Stadium. Ansía retomar aquel camino que lo convirtió en internacional absoluto con 20 años. Y debe pensar que el puesto de lateral no es sencillo; que incluso se convierte en un reto cuando te piden la polivalencia de Paolo Maldini o la calidad y el recorrido de Dani Alves.

Cuatro técnicos clave 

Al repasar los casi diez años de Mattia en la élite, llaman la atención cuatro nombres destacados de los banquillos transalpinos, que apostaron por De Sciglio en sus inicios e incluso cuando buena parte de la crítica y la grada le cuestionaban por algunos errores de bulto.

El primer nombre propio es el de Massimiliano Allegri. Fue el entrenador que le hizo debutar en el  primer equipo del Milan (133 partidos en seis temporadas), el 28 de septiembre de 2011 en un duelo de la Champions frente al Viktoria Plzen. Esa confianza le permitiría ofrecer su mejor versión, defensiva y muy táctica, y en 2013 llegaría a figurar en el once ideal de la Serie A. Años después, Allegri lo ‘rescataría’ para la Juventus: en la campaña 2017-18, a cambio de 12 millones de euros.

ORGULLO 'AZZURRO'

Mattia también debe conservar un excelente recuerdo de Cesare Prandelli, quien le dio la alternativa en la selección absoluta el 21 de marzo de 2013 en un Italia-Brasil (2-2); y de Antonio Conte, quien en la Eurocopa 2016 le mantuvo la confianza y la titularidad pese a las turbulencias en el Milan. En total ha disputado 39 partidos con Italia.

También debe estar agradecido a Carlo Ancelotti, quien durante dos veranos porfió para que el Real Madrid lo fichara como alternativa para Marcelo Carvajal en los laterales, aunque el lateral desestimó la idea y prefirió quedarse en San Siro, e incluso llegar a lucir el brazalete de capitán, hasta caer en desgracia ante los ‘tifosi rossoneri’.

En Milan le criticaban que le había faltado pulso para cuajar y ser realmente el heredero de Maldini por su versatilidad -es diestro, pero puede jugar en la banda izquierda e incluso como central de recurso. Y cuando lució el dorsal 2 se le encomendó la tarea de estar a la altura de antecesores como Tassotti Cafú.

TRANSFUGUISMO CUESTIONADO

En medio de esta presión, un incidente con un grupo de descontrolados aficionados y en el que se vieron salpicados sus propios padres llevó a De Sciglio a vestirse de ‘bianconero’.

Si en Lombardía fue visto como un ‘traidor’, en Piamonte fue acogido con escepticismo por algunos que cuestionaban si podría seguir la estela dejada por un crack de la talla de Dani AlvesMattia intentó hacerse con la confianza del Juventus Stadium en un equipo diseñado para ganarlo todo. Las lesiones y sobre todo el relevo de Allegri por Maurizio Sarri no han jugado a su favor. 

De Sciglio arrancó la temporada como titular, pero una nueva lesión muscular a los quince minutos del Juve-Nápoles de la segunda jornada de la Serie A marcó su temporada. Mattia ha sido baja en trece de 36 partidos por lesión; suplente en otros doce, y solo ha disputado doce (708 minutos).

En cinco de ellos jugó como lateral derecho, su posición natural, en la que se ha encontrado con la competencia de Danilo e incluso de Cuadrado, en función del esquema utilizado por Sarri. En los otros siete duelos jugó como lateral izquierdo, como relevo del titular Alex Sandro.

INFORTUNIO CON LAS LESIONES

Su infortunio con las lesiones ya se dio en su primera campaña en Turín, la 2017-18. Estuvo de baja en 21 ocasiones por diferentes problemas físicos, jugando 20 encuentros. En el Juve-Crotone (3-0) de esa Serie A lograría su único gol. Fue el 2-0 y lo marcó en el minuto 60, tres después de entrar en el campo en el lugar de Stephan Lichtsteiner. En la campaña 2018-19 jugó 28 encuentros (una asistencia) en competencia con el titular, Joao Cancelo

En el último mercado de invierno, descontento con su situación, Mattia estuvo a punto de entrar en un trueque con Layvin Kurzawa (PSG), pero la operación no cuajó al final.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil