El Barça da prioridad a las salidas hasta el 30 de junio

El club azulgrana quiere cerrar operaciones que generen ingresos con los que paliar el déficit que provoca el parón derivado de la pandemia por el coronavirus COVID-19

La Junta preveía ingresar unos 124 millones con los traspasos y ahora ha elevado sus expectativas, pero el mercado se ha devaluado por la crisis

El Barça declara a Arthur intransferible | ZML

Fichar este verano va a ser muy complicado por las limitaciones económicas y la estrategia del FC Barcelona es priorizar el equilibrio presupuestario por encima de todo antes de abordar contrataciones como la de Neymar Junior o Lautaro Martínez

Por este motivo, el Barça priorizará las operaciones de traspaso durante las próximas semanas, especialmente las que finalmente registren un balance favorable para la entidad blaugrana desde el punto de vista económico.

El objetivo de los responsables del club es cerrar el ejercicio contable de la temporada 2019-20 el próximo 30 de junio reduciendo, en la medida de lo posible, el déficit que se prevé a causa del parón provocado por la pandemia del coronavirus. Días atrás, la caída de ingresos se cifraba en unos 154 millones de euros, según una información publicada por ‘La Vanguardia’.  

EL OBJETIVO ERA 124 MILLONES

Desde la segunda quincena de marzo, la COVID 19 detuvo las actividades deportivas de los clubes de La Liga, al mismo tiempo que secaba todas las fuentes de ingresos (ticketing, merchandising...).

Como en el resto de entidades deportivas, el objetivo a partir de entonces en el Barcelona ha sido doble: por un lado recuperar la actividad cuanto antes,  mientras que por otro lado se intenta paliar el efecto de la drástica caída de ingresos recortando en todas las áreas posibles.

Aunque de manera telemática, la actividad en los despachos se ha mantenido, también en el ámbito deportivo. Antes de la pandemia, los responsables de esta parcela ya tenían el exigente encargo de la Junta de recaudar unos 124 millones de euros en traspasos antes del cierre de ejercicio. La medida buscaba aligerar la nómina del primer equipo,  equilibrar el balance  y conseguir un dinero que ayudara a financiar los nuevos fichajes.

PRIORIDADES ESTRATÉGICAS

Con la caída de ingresos, esta tarea se ha vuelto más necesaria, pero también más ardua pese a que desde el club se han elevado las expectativas. Se ha encogido el mercado, las plantillas han visto rebajado su valor de mercado y casi todas las secretarías técnicas trabajan con la posibilidad de trueques para no malvender sus mejores efectivos y reforzar las plantillas.

El Barça se ha marcado la premisa de priorizar las operaciones que supongan un ingreso para sus arcas. Es el caso del trueque que proponía a la Juventus en el que debían entrar Miralem Pjanic y Mattia De Sciglio, de un lado, y Arthur Melo, del otro. La negativa del brasileño a cambiar de aires ha bloqueado el trueque.

En cambio, en el caso de Lautaro Martínez, uno de los fichjajes que se plantean como estratégicos y en el que se podría incluir algún futbolista, es posible que deba desembolsar alguna cantidad añadida. El club no entrará a fondo en estas operaciones hasta el 1 de julio, para que cuando

'OPERACIÓN LAUTARO': SÓLO QUINCE DÍAS

Los planes del Barça se encuentran con una dificultad añadida. Su intención es no pisar ahora el acelerador en fichajes que supongan una inversión; pero tampoco tendrá un margen de maniobra demasiado amplio en el caso de Lautaro Martínez.

El delantero del Inter de Milán tiene una cláusula de 111 millones de euros que únicamente estará en vigor durante la primera quincena de julio. Esto quiere decir que los responsables blaugrana dispondrán de dos semanas para llegar a un acuerdo con la entidad lombarda. Es evidente que el Barcelona no está dispuesto a abonar esa cantidad, menos aún en las circunstancia actuales. Pero también es una realidad que al partir del 15 de julio el contrato de Lautaro se queda sin ‘ventana’ hasta el 2023. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil