¿Realmente es ecológico un coche híbrido?

Un estudio califica de "estafa" estos vehículos pues apenas suponen ventaja ambiental alguna

Coche híbrido enchufable
| Agencias

Joan Lluís Ferrer

Cuando una persona acude a un concesionario interesándose por un coche enchufable, el empleado invariablemente definirá a los híbridos como unos vehículos que “tienen lo mejor de los dos mundos”: un motor de gasolina y otro eléctrico. Ahora bien, más allá de ese latiguillo comercial, lo cierto es que difícilmente puede considerarse que un coche híbrido sea ecológico.

Para empezar, numerosos estudios demuestran que la gran mayoría de conductores de coches híbridos ‘olvidan’ casi siempre conducir en modo eléctrico y acaban usando el vehículo como si fuera solo de gasolina. Pero, en caso de querer aprovechar realmente la impulsión eléctrica, las autonomías que ofrecen los híbridos enchufables suelen quedarse en 50 o 60 kilómetros.

Teniendo en cuenta que, al desplazar un peso añadido tal como una batería eléctrica de cierto volumen y un motor también eléctrico (aparte del térmico), el coche aumenta de peso respecto a uno convencional de gasolina y eso incrementa también el requerimiento de consumo de combustible o de suministro eléctrico.

Imagen de los motores de un híbrido enchufable | Agencias

Y, sin embargo, los híbridos reciben ayudas públicas y se benefician de la etiqueta Eco que otorga la Dirección General de Tráfico como si fueran no contaminantes.

Suiza empieza a quitar las ayudas a los híbridos

Pero en un cantón de Suiza las cosas empiezan a caer por su propio peso. Valais, en el suoreste del país, estaba otorgando ayudas de 2.400 euros por la compra de este tipo de vehículos. Pero tras encargar un estudio a una empresa consultora para saber si realmente se les puede considerar ecológicos, los resultados obtenidos fueron demoledores.

Los expertos señalan en dicho informe que los coches híbridos son directamente una “estafa”. El estudio, según informa el portal especializado forococheselectricos.com, tuvo una fase cuantitativa (basada en los datos técnicos) y otra cualitativa (basada en opiniones de los conductores). En la primera fase se monitorizaron 20 coches híbridos enchufables correspondientes a varias marcas y modelos. Durante tres meses recorrieron una media de 3.475 kilómetros, consumiendo 4,94 l/100 km/h y emitiendo 118,2 g/km de CO2.

Luego se contrastaron estos resultados con los de 15 modelos de gasolina o diesel que durante el mismo tiempo realizaron una media de kilómetros similar (3.369,5) a una media de 7,01 l/100 km y 267 g/km de CO2.

Sin embargo, y pese a consumir menos combustible, los híbridos enchufables consumieron en realidad un 116% más de lo que indicaba su ciclo WLTP (que mide los consumos y emisiones), mientras que los térmicos sobrepasaron ese parámetro en un 26%.

Usuaria recargando un híbrido | Agencias

Además, el objetivo del gobierno suizo y sus importadores de coches para 2021 era bajar de 118 g/km de CO2 las emisiones de los vehículos, y los híbridos incluso rebasaron ligeramente esa cantidad en algunos casos.

En vista de las insuficientes o inexistentes ventajas ambientales de los híbridos enchufables, Valais les ha retirado las ayudas públicas. Uno de los autores del estudio, Marc Muller, ha declarado en la radio RTS: “Lamentablemente, los resultados cuantitativos muestran que los híbridos enchufables están muy lejos de lo que prometen y solo presentan algunas ventajas (o ninguna) respecto a un coche convencional)”.

En sus conclusiones, el informe señala: “El importante desfase [en los índices de consumo y emisiones] entre los valores de homologación y los valores reales muestra que los híbridos enchufables no permitirán atender los objetivos en materia de reducción de emisiones de CO2 en la realidad, solo lo harán sobre el papel”.

Coche híbrido | Agencias

La única ventaja que ven los expertos que realizaron el estudio es que un híbrido es “un primer paso” para familiarizarse con un coche 100% eléctrico.

Pero hay una evidencia más sólida aún de la escasa sostenibilidad de este sistema. El hecho de que a partir de 2035 se prohíban en Europa todos los coches de combustión interna (y eso incluye a los híbridos de todo tipo) ya demuestra que pertenecen al ‘lado oscuro’ de la movilidad, pues, se mire como se mire, siguen siendo vehículos con un motor de combustible.

Estudio íntegro de la consultora Impact Living (en francés):

http://www.impact-living.ch/wp-content/uploads/2022/01/Consommation-vehicules-hybrides-rapport-publie-IMPACT-LIVING-canton-Valais-11-01-22.pdf

 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil