Duro alegato de António Guterres contra las petroleras: "Nos tienen agarrados por el cuello"

Duro alegato de António Guterres contra las petroleras: "Nos tienen agarrados por el cuello"

António Guterres arremete contra las petroleras y los bancos que las financian
| Shutterstock

El secretario general de la ONU arremete también contra los bancos que las financian

El secretario general de la ONU, António Guterres, aprovechó un foro sobre energía que la semana pasada reunió en Washington a las principales economías mundiales para lanzar un duro alegato contra las compañías petroleras y contra los bancos que las financian. Según dijo, estas corporaciones están amenazando a la humanidad y es preciso desprenderse de ellas cuanto antes. Entre los líderes mundiales presentes en el acto figuraban los mandatarios de China, Alemania, Arabia Saudita, México, Japón, Australia, Sudáfrica, Canadá, Reino Unido o la Unión Europea.

Guterres fue claro y directo desde sus primeras palabras: “Seré breve y, si me lo permiten, seré contundente”. Y no defraudó. El máximo representante de la ONU se dirigió de manera directa a los políticos presentes para recordarles: “Ustedes representan a las principales economías y los principales países emisores de GEI del mundo, y no deben olvidar que el primer deber de todo liderazgo es proteger a las personas de los peligros claros y presentes, y no hay mayor peligro que el de la expansión de los combustibles fósiles”.

Para Guterres, “incluso a corto plazo, los combustibles fósiles no tienen sentido político ni económico. Sin embargo, vivimos atrapados en un mundo donde los productores de combustibles fósiles y quienes los financian tienen a la humanidad agarrada por el cuello”.

“Las petroleras invierten en pseudociencia”

El exprimer ministro portugués no dudó en aprovechar la ocasión de lanzar un feroz ataque contra la industria del petróleo y el gas. “Durante décadas -afirmó- la industria de los combustibles fósiles ha invertido mucho en pseudociencia y en relaciones públicas para promover una narrativa falsa a fin de minimizar su responsabilidad en el cambio climático y socavar las políticas climáticas ambiciosas, imitando las escandalosas tácticas de las grandes tabacaleras”.

For decades, the fossil fuel industry has invested in pseudo-science & public relations, with a false narrative to minimize their responsibility for climate change & undermine ambitious climate policies.

They exploited the same scandalous tactics as Big Tobacco decades before.

— António Guterres (@antonioguterres) June 17, 2022

En relación a la invasión de Ucrania por parte de Rusia, Guterres hizo un llamamiento a no dejar de lado la acción climática para atender los problemas de seguridad, “si hubiéramos invertido antes y masivamente en energías renovables, no nos encontraríamos nuevamente a merced de los inestables mercados de combustibles fósiles. Asegurémonos de que la guerra en Ucrania no se utilice para aumentar esa dependencia y no olvidemos que algunos de los problemas domésticos más apremiantes de la actualidad, como la inflación y los elevados precios de la gasolina, son en sí mismos problemas climáticos derivados de la dependencia de los combustibles fósiles”.

Extracción de petróleo | Pixabay

¿Cómo hacer frente a esa inestabilidad?

La clave son las energías renovables, que se pueden obtener localmente y de forma mucho más independiente, amén de contribuir al objetivo planetario de contener las emisiones que están acelerando la crisis climática. Estas son las propuestas de Guterres:

  • Tratar las tecnologías renovables como un bien público mundial disponible libremente.
  • Ampliar y diversificar las cadenas de suministro de energías renovables.
  • Cambiar los subsidios a los combustibles fósiles por ayudas a las personas vulnerables que quieran participar en la economía verde.
  • Reformar en la burocracia para acelerar los procesos de aprobación [de energías renovables].
  • Triplicar las inversiones públicas y privadas en energías renovables hasta por lo menos 4 billones de dólares al año.

Las declaraciones del secretario general de la ONU van en línea con las de otros mandatarios mundiales que alertan de que la transición hacia las energías limpias va excesivamente lenta y, de seguir así, no se alcanzarán los objetivos para evitar una catástrofe mundial en pocas décadas.