Jon Rahm cierra su participación en Augusta con su mejor vuelta

El de Barrika, que se había conjurado para hacer una gran tarjeta final, cumplió con su palabra y se despidió del Masters con una tarjeta de 66 golpes (-6), la mejor del día

Recuperó muchas posiciones, aunque el japonés Hideki Matsuyama, con amplia ventaja, no le permitió soñar con luchar por la chaqueta verde

Rahm jugó una espectacular final que le llevó a acabar entre los mejores
Rahm jugó una espectacular final que le llevó a acabar entre los mejores | EFE

Jon Rahm finalizó su participación en el Masters de Augusta con nota altísima y demostrando que algún día, quizá no muy lejano, será el protagonista del torneo, para enfundarse la famosa chaqueta verde. Tras su buena actuación final, será su cuarto Top10 seguido, algo que demuestra lo bien que le sienta este campo y el torneo.

Aunque tendrá que esperar un año más para ver hecho realidad el sueño de campeón en el torneo que todo el mundo ansía. Jon deja el torneo con unas sensaciones buenísimas, logrando la mejor tarjeta del día, con un total de 66 golpes (-6), que le acercaba a cabeza, pero que ya no le permitía meter presión a Hideki Matsuyama, el japonés que partía con todas las opciones de victoria tras su sensacional actuación del sábado.

Jon cerraba su vuelta dos horas antes prácticamente de que finalizara el torneo y se situaba en la tercera posición, con un total de 282 golpes (-6), solo por detrás del sorpresivo Zalatoris (-8) y el japonés Matsuyama, que parecía inalcanzable (-13)

Una vuelta de libro

Y es que la vuelta de Rahm fue de libro, y hacerla en domingo tiene un sentido todavía más especial, en la jornada donde siempre se han producido los mayores colapsos en la historia del torneo. Ya puede decir que ha logrado un 66 el cuarto día, cuando se gana la chaqueta.

Como había dicho en la víspera, aseguró que saldría a por todas, a intentar hacer una vuelta baja y dar un susto a los de arriba. Cumplió lo primero, pero no pudo calcular que Matsuyama cerraría el sábado en plan ‘Terminator’, con 65 golpes (-7) y control total del torneo, que mantenía al inicio de la segunda parte del recorrido, donde se decide el torneo.

Rahm jugó valiente y, sobretodo acertado en su ataque constante a las banderas más difíciles de los domingos. Arrancó de manera espectacular con birdie al 1 y ‘eagle’ en el dos. De ahí salió crecido, para sumar un birdie más en el 8 en los primeros nueve hoyos.

En la segunda parte, la más complicada, continuó su espectacular marcha, con birdies en el Amen Corner, del 12, el 15 y salvó con pares los tres últimos para esa espectacular vuelta de 66, y un total de 282 golpes, después que en las tres primeras jornadas firmase tres vueltas al par.  

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil