Un Neymar desquiciado se autoexpulsó ante el Girondins

El brasileño se sintió acosado por las faltas y decidió tomarse la justicia por su mano

El '10' cazó a un rival en una jugada innecesaria que le costó la segunda amarilla

No era un partido en el que el PSG tuviera que sufrir mucho pero lo terminó haciendo por las circunstancias. La falta de puntería o el hecho de gustarse demasiado dentro del área hizo que el cuadro parisino sudara hasta el final para asegurar los tres puntos. En ese clima, Neymar apareció y no precisamente para bien. Cierto es que lo 'cazaron' en más de una ocasión pero jamás hay que tomarse la justicia por su mano.

SPORT.es

En una de las últimas jugadas del partido, el brasileño recibió una dura entrada de su defensor y decidió seguir. Sacó la falta rápidamente pero perdió el esférico y ahí es cuando decidió pasar al acción. En una jugada que no llevaba a nada, el '10' hizo la tomó con Adli con una infracción aparatosa. Se le veía cabreado y el árbitro no dudó: segunda amarilla y al vestuario.

Mbappé fue rápidamente a decirle a su compañero que se fuera del terreno de juego mientras el brasileño protestaba la acción y aplaudía a los colegiados. Veremos en lo que queda y si Neymar no dijo nada de lo que no se pudiera arrepentir más adelante. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil