Neymar amenaza las cifras más bochornosas de Pepe y Ramos

Neymar amenaza las cifras más bochornosas de Pepe y Ramos

Neymar amaga con seguir los pasos de Pepe y Ramos
Neymar amaga con seguir los pasos de Pepe y Ramos | AFP

El delantero brasileño ya ha superado las tarjetas recibidas por el central luso

Con su ritmo actual podría alcanzar al defensa del Real Madrid en unos años

La controvertida expulsión de Neymar Jr. en Marsella en el empate del PSG ante el Olympique va camino de colear durante mucho tiempo. La hemeroteca castiga duramente al delantero brasileño, fuertemente criticado por la prensa internacional este lunes, pese al apoyo de su entrenador, el español Unai Emery.

A sus 25 años Neymar acumula ya la friolera de 138 cartulinas amarillas en su haber y ocho expulsiones, según datos recogidos por 'SoccerWay'. Unas amonestaciones que se reparten de la siguiente manera. El '10' del PSG ha recibido 116 amarillas y siete rojas con sus respectivos clubes (SantosBarça PSG), mientras que con la selección brasileña fue amonestado en 22 ocasiones y expulsado en una única ocasión.

Las cifras que maneja 'SoccerWay' demuestran que el exazulgrana ya ha sido más penalizado por el colectivo arbitral que el exmadridista Pepe, actualmente en las filas del Besiktas, conocido por su dureza en labores defensivas. El veterano central portugués de 34 años -casi una década más de carrera deportiva que 'Ney'- acumula hasta la fecha 117 amarillas y seis expulsiones, dos menos que el propio Neymar. Sorprendente.

La expulsión en Marsella ratifica, por tanto, que Neymar va por delante de Pepe en materia de tarjetas. Un apartado del que, de momento, queda lejos de Sergio Ramos. El de Camas suma un total de 221 amarillas y 23 expulsiones en su trayectoria profesional. Se da la curiosa circunstancia de que el central blanco jamás ha sido expulsado defendiendo los colores de la selección española, con la que suma, eso sí, un total de veinte amonestaciones. 

Teniendo en cuenta que Ramos cuenta con 31 años y Neymar con 25, no sería descabellado afirmar que el brasileño podría asaltar los registros del central madridista en apenas un lustro si no corrige determinados 'tics' de su particular conducta sobre el terreno de juego.