Sport.es Menú

Mourinho deja el Madrid sin gloria

La 'era Mourinho' se cerró en el Bernabéu con más ruido alrededor de su figura que fútbol, y una afición, la madridista, dividida entre el apoyo y el silbido al portugués, que presenció con la grada semi vacía el último triunfo del Real Madrid.

EFE

FICHA TÉCNICA

Liga BBVA

Real Madrid

4-2

Osasuna

Real Madrid

Jesús Fernández; Callejón, Raúl Albiol, Carvalho, Arbeloa (Llorente, m.85); Essien, Modric; Di María (Nacho Fernández, m.46), Özil (Omar, m.81), Benzema; e Higuaín.

Osasuna

Asier Riesgo (Ricardo, m.75); Oier, Rubén, Unai García, Nano; Silva (Maikel, m.78), Timor; Cejudo, Armenteros, Roberto Torres; y Llorente (Manu Onwu, m.46).

Árbitro

Pérez Lasa (Comité Vasco). Amonestó a Higuaín (44) por el Real Madrid, y a Unai (44) por Osasuna.

Goles

1-0, m.35: Higuaín. 2-0, m.38: Essien. 2-1, m.52: Roberto Torres. 2-2, m.64: Cejudo. 3-2, m.69: Benzema. 4-2, m.88: Callejón.

Incidencias

Encuentro correspondiente a la 38a jornada, última de la Liga BBVA, disputada en el estadio Santiago Bernabéu ante la presencia de 55.000 espectadores. El partido se paró al minuto de juego cuando Mourinho no podía entrar en su zona técnica por la cantidad de reporteros gráficos.

El fútbol, después de una temporada sin títulos, pasó a segundo plano. Es la herencia que deja Mourinho, división en el madridismo. Aficionados de espalda al juego para insultar a periodistas señalados por el técnico portugués. Desafíos desde los ultras cantando sin cesar el nombre de Mourinho y siendo respondidos con silbidos del resto de aficionados.

El balance de sus tres años una Liga, una Copa del Rey y una Supercopa es pobre. El juego con la plantilla de mayor presupuesto en la historia del club tampoco ha mejorado.

El Real Madrid fue el Real Madrid ante Osasuna por el escudo. Era difícil identificar a un equipo en el que Mourinho premiaba a sus fieles y castigaba a los que han acabado enfrentados a él. Iker Casillas, Pepe y Cristiano Ronaldo a la grada. Era la despedida de jugadores como Carvalho o Essien. Y es más que probable que de Di María e Higuaín. El delantero argentino lo escenificó. Marcó el gol que abría el partido y ni lo celebró. Hace un año el Bernabéu entero cantaba 'Pipita quédate'. Ahora silencio.

Los 'nueves' del Real Madrid han quedado señalados esta temporada en los días claves. Higuaín y Benzema comenzaron juntos el último día. En el centro del campo Essien no bastó para frenar el juego de un Osasuna liberado. Con el objetivo de la salvación conseguido salió a disfrutar. Probablemente nunca en su historia jugó tan cómodo en el Bernabéu. Con el lío en la grada mandó sobre el campo. Pero se topó de inicio con Jesús Fernández.

Con Diego López de baja y Casillas castigado, no jugó el que era mejor portero que el capitán en diciembre para Mourinho. Antonio Adán se despidió del Real Madrid como suplente. Le tocó a Jesús y dejó buenas sensaciones.

Tras una salida rápida, dejó una bonita estirada a un disparo de Llorente al cuarto de hora de partido y un disparo abajo de Armenteros con marchamo de gol. Era su carta de presentación.

Osasuna había perdonado claras ocasiones. El Real Madrid, en cambio, no perdonó la primera clara que tuvo a los 35 minutos. Higuaín se plantó en un mano a mano ante Asier Riesgo que definió bien. Era su último gol en un club donde siente que ha tenido que demostrar más que el resto para ser reconocido (1-0, 35')

Sólo tres minutos después el Madrid marcaba el segundo. Un saque de esquina botado por Özil lo cabeceó Essien ajustado al palo (2-0, 38'). Otro gol de despedida y éste con dedicación especial. El ghanés se lo dedicó a Mourinho con el que vuelve de la mano al Chelsea.

En la reanudación parecía todo visto para la sentencia cuando golpeó Osasuna. Apareció Roberto Torres. Primero colocó con calidad un derechazo pegado al poste en el primer tanto 'rojillo' y después puso en la cabeza de Cejudo el empate (2-2).

Armenteros había rozado el larguero con un testarazo y Pérez Lasa, en el último partido de su carrera, sacó fuera del área un claro empujón de Essien a Cejudo. Cuando de nuevo se acercaba Osasuna al triunfo marcó el Madrid el tercero. Benzema lanzó un desmarque entre líneas y definió para dar un triunfo que cerró Callejón con un disparo cruzado (3-2).

Modric perdonó el cuarto en una brillante acción y la Liga se marchó resonando en la grada un "José Mourinho, José Mourinho" que se apagará con el tiempo. Fin a una era repleta de polémica y con poco éxito deportivo. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil