Sport.es Menú

El Espanyol golea al Eibar para aliviar una triste temporada

El Espanyol despidió una temporada en la que estuvo por debajo de las expectativas dando, por lo menos, una alegría a su afición en la última jornada. Los blanquiazules derrotaron por 4-2 a un Eibar que dominó más, pero fue más inocente. Los azulgranas, pese a la derrota, pusieron el cierre a una meritoria campaña, y además, Borja Bastón acabó entre los máximos goleadores de la Liga, con 18 tantos.

El Espanyol salió con el once titular esperado, con Óscar Duarte por delante de la defensa y Gerard Moreno en punta de lanza. Hasta el último día, Galca se mantuvo fiel al trivote que un buen día decidió poner en práctica, le dio buen resultado, y ha aguantado independientemente del rival.

Fue el Eibar quien empezó más enchufado y a los dos minutos, Pau tuvo que enviar a córner un peligroso disparo de Keko. Y poco después volvieron a avisar los guipuzcoanos con un chut cruzado de Borja Bastón. Pero el Espanyol dio primero, y lo hizo gracias a la recuperación de un futbolista para el que no hay partidos intrascendentes. Víctor Sánchez robó el balón en la medular y su asistencia a Gerard fue precisa. El de Santa Perpètua no falló y se reencontró con el gol.


No cambió demasiado el decorado con los blanquiazules por delante. El Eibar dominaba, pero el Espanyol daba más sensación de peligro, porque, se quiera o no, en este tipo de partidos las marcas no son tan férreas y los de catalanes cuentan con jugadores desequilibrantes con espacios como Asensio o Hernán Pérez.


Y pese a que Pau tuvo que emerger de nuevo rechazando a bocajarro un disparo de Keko, los blanquiazules mostraron una efectividad superior a la de otros días y llegó el segundo. Asensio combinó bien con Gerard y marcó su primero de la tarde. 
De aquí hasta el descanso, reseñar la incidencia la lesión de Javi López, que tuvo que ser sustituido por Rober, y la amarilla, una más, para Víctor Sánchez, pero esta vez ya sin consecuencias.


  
SE REPITIÓ EL GUIÓN EN LA SEGUNDA MITAD 

Para no perder la costumbre de este partido, la primera acción destacada de la segunda mitad fue otra muy buena intervención de Pau. Y es que el Eibar volvió a salir más conectado y en el 56’, Keko forzó un claro penalti de Roco. Borja Bastón se la cruzó a Pau y marcó su gol número 18. Estaba dormido el Espanyol, pero lo despertó de golpe Marco Asensio. ¡Qué gran jugada la del tercer gol! El mallorquín recortó y marcó cruzado. Calidad.

Calidad, muchísima, que volvió a relucir en el cuarto gol blanquiazul, con el pase ‘a lo Laudrup’ de un Marco Asensio desenfrenado para su amigo Gerard Moreno. Sin duda alguna, la conexión entre ambos fue, junto a las paradas clave de Pau, lo más significativo del choque. Si el Real Madrid vuelve a ceder al mallorquín la próxima temporada, difícil pero no imposible, puede ser una gran arma de este equipo, y con mucho futuro. Al menos, un buen sabor de boca para despedir una amarga temporada.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil