¿Cristianodependencia o Cristianosumisión?

El portugués José Mourinho, técnico madridista, tiene un problema. La lesión que su compatriota Cristiano Ronaldo sufrió el pasado jueves ante el Málaga no le servirá como coartada o excusa en caso de encajar un mal resultado.

Francesc J. Gimeno

Todo lo contrario, porque sus jugadores se encargaron ayer de demostrar en Santander que sin su gran estrella son capaces de jugar a fútbol mucho mejor a nivel colectivo. Los primeros 45 minutos que completó ayer el Madrid ante el Racing no dejan margen para otra interpretación. En estos momentos, más que 'Cristianodependencia' el problema del Madrid es que sufre de 'Cristianosumisión'.

El Madrid jugó ayer a un nivel que hace mucho tiempo que sus aficionados no presenciaban. La asociación entre el alemán Ozil, el francés Benzema, el togolés Adebayor y el vasco Xabi Alonso, por citar sus cuatro pilares, ofreció ayer jugadas deslumbrantes que culminaron con los goles de Adebayor y Benzema. En ambos casos, el papel de Ozil fue determinante al dar a sus compañeros dos asistencias magistrales. Y en el primer gol, además, la jugada de tiralíneas al primer toque merece una mención especial.

¿Cuál es el problema entonces? El egoísmo que exhibe Cristiano Ronaldo, que se empeña habitualmente en resolver los partidos por su cuenta y riesgo y muchas veces impide que sus compañeros ofrezcan lo mejor de su repertorio futbolístico. La servidumbre hacia el extremo portugués, auspiciado en primer lugar por el entrenador madridista, que le concede toda la libertad que luego escatima al resto de sus jugadores, puede ser contraproducente.

El portugués es siempre una amenaza -suma 27 goles en la Liga-, pero muchas veces se empeña en abusar de las acciones individuales y eso perjudica a su equipo. Su brillante figura acaba oscureciendo a jugadores que, con la libertad que tuvieron ayer, ofrecieron sin duda los mejores minutos de la temporada.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil