Bilbao no quiere el alirón

Las uñas del león se afilan para recibir al Real Madrid, el club cuyo presidente se negó a ceder su estadio para que bilbaínos y barcelonistas jugaran la final de la Copa del Rey. Un feo que no olvidan en Bilbao, que hoy se prepara para devolver la afrenta en forma de victoria e impedir que entone el alirón en la `Catedral¿. Una venganza apetitosa que, además, serviría para mantener las aspiraciones de jugar la Champions la próxima temporada, ya que el objetivo de la Europa League lo tiene asegurado como finalista copero. San Mamés será un horno a presión si el Barça hace sus deberes justo antes de que arranque otro de los clásicos de la Liga española.

Alejandro Alcázar

La ilusión de los seguidores rojiblancos pasa por derrotar al Madrid disfrutando del fútbol brillante que despliegan los chicos de Bielsa, sin despreciar el potencial de un rival contundente cuyo objetivo es sentenciar la Liga en San Mamés. Los blancos lo tienen todo a favor para llevarse esta Liga, pero necesitan dar el paso definitivo, conscientes de que detrás se encuentra un Barça que no se rinde y que aprovechará cualquier error de los blancos para amargarle toda ilusión. Las cosas del fútbol dicen que hoy el Athletic, que será rival del Barça en la final de Copa, se convertirá en su mejor aliado si tumba a los de Mourinho.

En Bilbao, como en muchos otros campos de la geografía española, no se le tiene demasiada simpatía al equipo madridista. Eso sí, el señorío de San Mamés siempre se ha distinguido de estar por encima de fobias anti nada ni nadie, más bien por su buen paladar futbolístico. Y ahora disfruta del propio, del que cocina Bielsa con destreza culinaria. La grada sabe que para ver la mejor versión su equipo precisa de ese empujón que llega desde sus gargantas, como lo ha hecho esta temporada en la Europa League, en la Liga y en la Copa del Rey. Por todo ello, la sinergia equipo-afición puede tocar techo y unirse para tumbar al equipo del club que les negó su casa para jugar otra final copera.

No lo tendrá fácil porque si algo tiene bueno este Real Madrid es sabe abstraerse de ambientes hostiles e incluso de utilizarlos para crecerse e imponer su ley, la ley de la pegada porque su fútbol deja bastante que desear.

Bielsa tendrá que recomponer el centro del campo ante las bajas de Ander Herrera e Iturraspe. Todo indica que Javi Martínez recuperará su puesto natural y que David López ocupará la otra posición. Además, perderá a Amorebieta en el centro de la zaga por lo que Ekiza está ya preparado para sustituirle. Mourinho, por su parte, no podrá contar con Di María, también sancionado y si se atiene al diseño de los últimos partidos en los que faltó el argentino, Higuaín con Benzema por la derecha o la alternativa de Kaká, con Ozil por la banda.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil