Kang In-Lee y Jaume rescatan al Valencia

Maxi Gómez vuelve a ver puerta después de once jornadas sin marcar

Víctor García marca en su debut con el equipo vallisoletano

El coreano Kang In-Lee, inédito esta temporada, evitó otra decepción, otra bochornosa imagen y mantiene viva la llama de Europa ante un Valladolid serio y consistente que pudo haber ganado de tener más convicción y de no haber mediado un providencial Jaume.
Voro, pese a su interinidad, no renunció a dejar su sello, obstinado en Diakhaby en detrimento e Guillamón y sin embargo promocionando a otro canterano, el lateral Guerrero. Volvía el itinerante Jaume a la portería después de una prolongada ausencia cuando Cillessen había recuperado su mejor forma. También innovaba Sergio, que concedía una oportunidad al poco visto Ben Arfa.

FEDERICO SAINZ

Coronavirus

FICHA TÉCNICA

LaLiga

VAL

2-1

VLD

Valencia

Jaume; Florenzi (Wass, 74'), Paulista, Diakhaby, Guerrero (Cheryshev, 82'), Soler (Kang In-Lee, 62'), Kondogbia, Parejo (Coquelin, 62'), Guedes, Gameiro (Manu Vallejo, 62'), Maxi

Valladolid

Masip; Antoñito, Kiko Olivas, Joaquín, Nacho, Kike (Javi Sánchez, 83'), Fede San Emeterio (Alcaraz, 46'), Víctor García (Hervias, 57'), Ben Arfa (Sandro, 57'), Waldo y Unal (Guardiola, 57')

Goles

1-0 M. 30 Maxi Gómez. 1-1 M.46 Víctor García. 2-1 M. 88 Kang In-Lee.

Árbitro

De Burgos Bengoetxea (comité vasco). TA: Guerrero (71'), Kondogbia (74').

Incidencias

Campo: Mestalla. A puerta cerrada.

No fue muy prometedora la puesta en escena del Valencia, con sus centrales otra vez intentando hacer el trabajo de Parejo. Y para no cambiar el guión, fue el Valladolid el que empezó a apoderarse del balón y a tratarlo con mucho más criterio que los de VoroJaume rifaba el balón cada vez que lo recibía, quizás escarmentado de los desatinos de la salida en corto.

En el Valladolid buscaba protagonismo Ben Arfa, con ganas de expresar su talento. Y en el Valencia, Guerrero parecía un clon de Gayá. Eran sin embargo las apariciones de Kondogbia las más contundentes. Pero jugaba cómodo el equipo vallisoletano favorecido por la tibia presión valencianista. 

Hubo que esperar al minuto veinte para ver el primer remate, desviado, de Kondogbia. No tenía más ideas el Valencia, tan impreciso como siempre, tan monótono como nunca. Lo intentaba pero sin logística. Kondogbia se siguió animando desde la distancia y en su segundo remate tuvo más puntería pero fue fácil para Masip.

La primera ocasión clara fue para los de SergioWaldo ganó la posición en el área, se hizo espacio y su disparo al primer palo encontró la habitual brillante respuesta de Jaume en esas situaciones, en las que hace confirma el porqué le llaman el Gato de Almenara. Evitó el primer gol.
También pudo marcar el equipo pucelano en su segunda llegada, con un centro de Waldo fue rematado por Víctor de cabeza con el balón pasando a centímetros del palo.

Pero fue el Valencia el que se apuntó el primer gol. Un error en la salida del balón del Valladolid lo aprovechó el Valencia en tres toques, con Guedes abriendo a Gameiro y el centro del francés fue rematado a puerta vacía por Maxi, que llevaba once partidos sin ver puerta.

Ganó el Valencia en confianza y eso le llevó a tener más posesión que durante toda la temporada aunque su fútbol pecaba de intrascendencia. El Valladolid se había mimetizado en el propio Valencia y eso le convirtió en un convidado de piedra hasta el descanso.

Y tras la reanudación, el Valencia sólo tardó un minuto en ofrecer su versión frágil y de porosidad defensiva. Un balón que le llegó al debutante Víctor García terminó con un remate que no habría permitido Voro pero si el siempre voluble Diakhaby. Con muy poquito el Valladolid empequeñecía al Valencia donde Guedes hacia la guerra por su cuenta y los demás se quedaban en las trincheras. Sergio debió ver posibilidades de victoria cuando puso más dinamita con la entrada de Guardiola Sandro.

El Valencia estaba bajo mínimos y no era capaz de cambiar su triste actitud. Voro hizo un triple cambio, Parejo entre ellos. Era el amo y señor el Valladolid casi obligado ante la pasividad de los valencianistas, sin alma y sin fútbol.

Se animaba el Valladolid porque el Valencia lo animaba con su ritmo cansino. Huérfano sin Parejo, los de Voro estaban todavía más ofuscados. Llegó el momento estelar de Jaume, tan eficaz como espectacular para salvar dos goles claros del Valladolid.

Estaba contra las cuerdas el Valencia cuando en una brillante acción en el balcón del área el coreano Kang In-Lee tuvo por fin la oportunidad de demostrar su calidad con un remate junto al palo al que no llegó Masip y que le dio al Valencia una poco merecida victoria que le permite seguir soñando con la séptima plaza.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil