La revolución de Quique Sánchez Flores

El Getafe ha pasado en tres meses de ser colista sin puntuar a acabar la primera vuelta fuera del descenso desde la llegada del técnico madrileño

Los azulones han sumado 17 puntos de 33 posibles, lo que supone más de la mitad, con un balance de cuatro victorias, cinco empates y solo dos derrotas

Quique Sánchez Flores, durante el partido ante el Real Madrid
Quique Sánchez Flores, durante el partido ante el Real Madrid | EFE

EFE

La llegada de Quique Sánchez Flores al banquillo del Getafe el pasado 6 de octubre ha supuesto toda una revolución en el equipo madrileño, que ha pasado en tres meses de ser colista sin puntuar a acabar la primera vuelta fuera del descenso, tras ganar al líder, el Real Madrid.

Quique Sánchez Flores regresó al Getafe tras la llamada de auxilio del presidente del club azulón, Ángel Torres, al que no le quedó otra que destituir a Míchel debido a la deriva que estaba tomando el equipo, colista y sin puntos tras ocho jornadas.

El técnico madrileño aceptó el reto por el cariño que siente hacía el Getafe y por la posibilidad de volver a entrenar en España, y en Primera, en uno de los mejores campeonatos del mundo.

El cambio de cara que ha imprimido Quique al equipo azulón está fuera de toda duda. Aparte de la actitud y la mejoría en el juego, con él los azulones han sumado 17 puntos de 33 posibles, lo que supone más de la mitad y un registro que le ha permitido salir del descenso.

En once partidos de Liga, el Getafe ha registrado cuatro victorias, cinco empates y solo dos derrotas, con un balance de diez goles a favor y siete en contra, tres de ellos del Celta de Vigo, lo que refleja la dificultad de marcarle, puesto que en seis encuentros ha dejado su portería a cero.

Uno de esos fue el último, contra el Real Madrid, frente al que planteó un partido muy táctico con una línea de cinco atrás para desactivar el centro del campo formado por el alemán Toni Kroos, el croata Luka Modric y el brasileño Carlos Henrique Casemiro.

Más allá de los resultados, la llegada de Quique ha supuesto también un revulsivo para jugadores que estaban perdidos y jugando por debajo de su nivel como el delantero turco Enes Unal, que ya lleva cinco tantos, o el centrocampista Carlos Aleñá, que comienza a ser determinante con su juego una línea por detrás del ataque.

En estos tres meses de Quique Sánchez Flores en el Getafe también ha habido sinsabores. El principal la eliminación en segunda ronda de Copa del Rey tras caer goleado (5-0) con el Atlético Baleares, rival de inferior categoría.

La próxima jornada el Getafe inicia la segunda vuelta del campeonato fuera del descenso contra el Sevilla, segundo clasificado. El objetivo es repetir el mismo partido que contra el Real Madrid y dar la sorpresa en el Sánchez Pizjuán.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil