Murillo salva la papeleta

Un gol del central colombiano da un agónico punto al Celta

El Valladolid se había adelantado con un gol de Orellana

Francesc Ripoll

El fútbol es caprichoso. Un partido aburrido y sin prácticamente ocasiones se decidió de la forma más agónica. Murillo, con un gol en el último minuto, le dio un punto que sabe a gloria al Celta, que se veía superado por un Valladolid que se veía con un triunfo que se antojaba vital en la férrea lucha por la salvación. Solo un triunfo en 2021. Preocupante.

FICHA TÉCNICA

Liga Santander

CEL

1-1

VAL

Celta

Rubén Blanco; Hugo Mallo, Araujo (Aidoo, 67'), Murillo, Aarón Martín (Ferreyra, 76'); Tapia, Solari (Holsgrove, 57'), Denis Suárez (Baeza, 57'), Brais Méndez; Iago Aspas, Santi Mina.

Valladolid

Roberto; Janko (El Yamiq, 79'), Bruno, Joaquín, Olaza; Óscar Plano, Roque Mesa, Alcaraz (Nacho, 86'), Orellana (Fede, 86'); Weissman (Luis Pérez, 79'), Guardiola (Kodro, 82').

Goles

0-1 M.70 Orellana. 1-1 M.94 Murillo.

Árbitro

Medié Jiménez (catalán). TA: Tapia (34'), Aidoo (93'), Ferreyra (95')/ Weissman (4'), Guardiola (40'), Olaza (58'), Joaquín (90'), El Yamiq (91').

Incidencias

Partido disputado en Balaídos.

La primera mitad invitó al bostezo. Ni Celta ni Valladolid hicieron que los aficionados olvidasen el vermú para centrarse de lleno en el encuentro. Sin ritmo, lento y con muchas interrupciones. No había manera. Ni con Iago Aspas y Brais Méndez, importantísimas novedades en el once local, los olívicos lograron inquietar el área vallisoletana. Solo Weismann tuvo la oportunidad de estrenar el tanteador con un disparo que atajó Rubén Blanco.

La cosa no cambió demasiado tras el receso. Apenas se veían ataques con cara y ojos, y pese a que el Celta se sentía un poco más cómodo con el balón, el partido, muy plano, se veía abocado al cero a cero. Pero pasada la media hora los ataques se activaron y se empezaron a ver, aunque a cuentagotas, ocasiones de gol. Primero fue Iago Aspas, un tanto desaparecido, el que mandó una falta a la cruceta. Respondió Óscar Plano, que podría haber marcado si no fuera por el milagroso pie de Brais. El que no falló fue Orellana. Estuvo donde había que estar para mandar al fondo de las mallas un rechace de Rubén. Y cuando el Valladolid ya festejaba el triunfo, llegó el empate. Centro del de Moaña que cabeceó Murillo para dar un punto que deja al Celta en zona de nadie y a los vallisoletanos en la zona caliente.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil