Sport.es Menú

Morata le mantiene el pulso al Barça

El Atlético sigue a siete puntos del líder tras un doblete del delantero

Los de Simeone se impusieron en Anoeta merced a media hora de inspiración

Morata mantiene vivo al Atlético en LaLiga gracias a un doblete ante la Real Sociedad | LaLiga

Primera gran actuación de Álvaro Morata con la camiseta del Atlético de Madrid. El delantero colchonero firmó un doblete con la cabeza que encarriló la trabajada victoria de los pupilos de Diego Pablo Simeone en Anoeta.

X. Serrano

FICHA TÉCNICA

Liga Santander

RSO

0-2

ATL

Real Sociedad

Rulli; Zaldua, Llorente, Navas, Theo Hernández; Merino, Zubeldia (Pardo, 75'), Zurutuza (Juanmi, 68'); Oyarzabal, Willian José (Joan Bautista, 27') y Sandro.

Atlético de Madrid

Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe Luis (Arias, 46'); Koke, Rodrigo, Saúl, Lemar (Thomas, 58'); Morata (Correa, 71') y Griezmann.

Goles

0-1 M. 30 Morata. 0-2 M. 33 Morata.

Árbitro

González González (castellano-leonés). TA: Zaldua / Koke (2A, 61'), Rodrigo y Godín.

Le bastó con 30 minutos de inspiración al cuadro rojiblanco, que de este modo cosechó su cuarto triunfo al hilo en todas las competiciones y mantiene su persecución al FC Barcelona en lo más alto de la tabla. Son siete los puntos de ventaja del cuadro culé, por los cinco que separan a colchoneros y merengues.

Aerolíneas Morata

Una posición privilegiada que los rojiblancos mantienen gracias a la pegada de su nuevo delantero. El ariete madrileño sentenció el partido en apenas tres minutos. Primero, cabeceó en plancha al fondo de las mallas un saque de esquina que había prolongado Godín en el primer poste. Y, a renglón seguido, se alzó para rematar en el corazón del área una falta lateral botada por Koke. En ambas ocasiones, falló la zaga en el marcaje. 

Sendos goles culminaron un gran primer tiempo de Morata, aislado en la segunda parte cuando el Atlético se limitó a defender. Referente en los balones largos, ganó la mayoría de combates y alimentó los mejores minutos rojiblancos. Suyos fueron también los primeros avisos: un remate que no encontró puerta tras un error de comunicación entre Llorente Rulli, y un disparo con la punta de la bota que rechazó el arquero.

Inspiración colchonera

En cualquier caso, sería reduccionista decir que el Atlético ganó solo por el balón parado. Los colchoneros forzaron faltas y saques de esquina porque embotellaron a su rival y atacaron con más peligro. Y dicho peligro llegó tras sacudirse el dominio inicial de la Real Sociedad, con niveles de posesión que superaron el 70%. 

Los 'txuri-urdin' tenían el balón y buscaban portería, pero les faltó pegada para reflejar su superioridad inicial en el marcador. Un disparo de Oyarzabal, tras desprenderse de Saúl Godín por velocidad, que acabó en la manos de Oblak fue la única ocasión clara de la Real antes del descanso. También pesó la lesión de Willian José antes de la media hora. 

Poco a poco, el Atlético fue ajustando sus engranajes defensivos. Subió la intensidad en la presión, empezó a ganar todos los balones divididos y la Real se obstruyó. Los dos tantos de Morata sobre la media hora dejaron completamente noqueado al cuadro guipuzcoano, que apenas pisó territorio enemigo en la segunda mitad del primer tiempo. 

Resurrección 'txuri-urdin'

Como agua de mayo necesitaba el descanso el conjunto de Alguacil, que arrancó el segundo tiempo con otra cara. La Real Sociedad asumió el mando del partido, liderada por un Sandro tan impetuoso como errado en el remate. Vencedor en la batalla del centro del campo, el cuadro vasco percutía una y otra vez por ambas bandas, aunque sin poner en aprietos a Oblak.

Simeone vio las orejas al lobo e introdujo a Thomas en sustitución de Lemar. Un planteamiento conservador que se extremó más aún cuando a renglón seguido Koke fue expulsado tras ver la segunda amarilla. Abandonó el campo Morata para dar entrada a Correa y el Atlético pasó a defenderse con todos sus hombres. 

No cedió el muro rojiblanco, si bien es cierto que al final apareció Oblak para lucirse con su paradón de rigor. Un vuelo de palo a palo para rechazar un cabezazo de Merino. También lo intentó Sandro en el último disparo del duelo, que lamió el poste. No hubo tiempo para más. La pegada de Morata mantiene al Atlético en la lucha por LaLiga. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil