Sport.es Menú

Joan Jordán da el triunfo a un errático Sevilla

Las instrucciones de Lopetegui para ser más verticales en la segunda parte dio sus frutos

El conjunto nazarí respondió con autoridad pero sin resultados

Divertido encuentro el primer derbi andaluz vivido en esta segunda jornada de LaLiga. En el Nuevo Los Cármenes arrancaba un partido con un Sevilla activo y sin novedades en el once. Las muestras de lo vivido la anterior semana en Cornellà aparecían de nuevo y los de Julen Lopetegui tocaban cómodamente. Todo y el control inicial de los sevillistas, la lesión en el primer cuarto de hora de Reguilón equilibraba la balanza de un Granada que llegaba de forma intermitente, pero siempre con peligro. Sin ir más lejos, cerca estuvo Soldado de poner a su equipo por delante tras adelantarse en un centro lateral rasa.

Sport.es

FICHA TÉCNICA

LaLiga

GRA

0-1

SEV

Granada

Rui Silva; Víctor Díaz, Duarte, Germán, Quini; Brice (Adrián Ramos, 84'), Montoro; Puertas, Fede Vico (Carlos Fernández, 59'), Vadillo (Machís, 58'); Soldado

Sevilla

Vaclik; Jesús Navas, Diego Carlos, Carriço, Reguilón (Escudero, 19'); Fernando, Joan Jordán (Vázquez, 85'); Lucas Ocampos, Banega (Gudelj, 63'), Nolito; Luuk De Jong

Goles

0-1 M.51 Joan Jordán

Árbitro

Sánchez Martínez (murciano). TA: Granada: Germán 45' / Sevilla: Fernando 61'

Campo

Nuevo Los Cármenes

VERTICALIDAD

Con la segunda mitad iniciada, Lopetegui decidía dar más ritmo al equipo y daba las instrucciones de ser más verticales, y así fue como llegó el tanto de Joan Jordán tras un rechace desviado de Rui Silva que aprovecha muy bien el centrocampista, siempre caracterizado por ser un buen llegador desde segunda línea. 

En los minutos finales, los nazaríes acosaron en diversas ocasiones la portería de Vaclik, aunque la buena actuación de la defensa y el guardameta disparataron sus oportunidades. Al final, con un Granada volcado en ataque surgió un Sevilla errático que no aprovechaba las númerosas situaciones de superioridad numérica

UN RECIÉN ASCENDIDO ATREVIDO

Suele ocurrir en ocasiones. Los equipos recién ascendidos, pese a jugar en casa, temen la visita de los equipos 'grandes', y este Sevilla, tras el contundente encuentro ante el Espanyol, demostró serlo. Se encierran y salen a la contra. No pueden culparles. Es más cómodo juntar líneas y salir rápido. Sin embargo, nada tuvo que ver con un Granada atrevido que atacó con desparpajo y al que solo un gol le privó de llevarse un empate en un partido en el que pudo merecer más.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil