El Granada mete en un aprieto a Osasuna... y a Arrasate

Doce son ya las jornadas sin ganar para los 'rojillos' que desperdician la oportunidad de salir del descenso

Los goles de Luis Suárez y Herrera en propia meta en la primera mitad resolvieron el choque

Osasuna no levanta cabeza. Once jornadas seguidas sin ganar que lo mantienen en la zona caliente de la clasificación. Tenía la oportunidad de asomar la cabeza con la recuperación del partido aplazado ante el Granada pero ni así. Arrasate empieza a caminar en un filo hilo que no suele tener buen futuro. En cambio, los de Diego Martínez pasan página de la goleada ante el Barça y se colocan séptimos a tres puntos de plazas de Europa. De quitarse el sombrero, otra vez, la temporada nazarí.

Arnau Montserrat

El respeto mutuo recogido en la previa, con cruce de flores entre los dos técnicos, terminó al saltar al terreno de juego. Muchas faltas, mucho parón que dificultaba que el partido tomara ritmo. En tal tesitura estaban cómodos los dos equipos que apenas generaban peligro. Calleri con un remate de cabeza lo intentaba el primero pero sin apenas peligro.

Curiosa fue la forma en la que llegó el gol abre latas de Luis Suárez. Medio equipo le protestó a González Fuertes que no señalara una falta sobre Pepe y se decantara por un saque de esquina. Las protestas y quejas de los jugadores se desvanecieron cuando a Suárez le cayó un balón mal despejado por Calleri y de primeras batía a Herrera. Si llega a pitar falta otro gallo cantaba.

Osasuna no encajó bien el gol y la defensa era un coladero. Alguien deberá explicar el bajón de nivel de Aridane. Midió mal el balón aéreo y dejó solo a un Darwin Machís que falló un mano a mano de manual. Mejor dicho, le sacó una pierna prodigiosa Herrera que salvaba los muebles. Poco pudo hacer en el segundo que llegó en la última jugada antes del descanso. Un gol olímpico que lo permite otro error de Calleri que falla a la hora de despejar el cuero.

Salió sin nada que perder Osasuna que tardó 45 segundos en hacer su primer disparo entre los tres palos de todo el partido. De hecho, en minuto y medio dispararon hasta en tres ocasiones. Algo dijo Arrasate en el vestuario que espabiló a los suyos. Al buen inicio de Osasuna se le juntó al Granada la lesión de Gonalons. La buena noticia para los de Diego Martínez es que mantenían el 2-0 a favor.

Osasuna intentó por activa y por pasiva encontrar un gol que lo metiera de lleno en el partido pero el atasco en la zona de elaboración impedía que las oportunidades claras llegaran. La cuesta se iba haciendo cada vez mayor y los 'rojillos' se bloquearon. El Granada jugó con el marcador y rompió una racha de dos derrotas consecutivas. Mientras unos tocan Europa, los otros seguirán una semana más en descenso.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil