Un derbi Real Madrid - Atlético descompensado

Un derbi Real Madrid - Atlético descompensado

Mourinho ha avisado al entusiasta entorno que en un derby no cuenta el pasado. Al portugués le alarma que el rival llegue de puntillas, con planes grotescos como el anunciado por Manzano de plantear un partido trabado en lugar de jugar al fútbol.

Una intención que desvela desconfianza a un Madrid que enlaza doce triunfos consecutivos. Al portugués no le gusta porque el árbitro, Mateu Lahoz, es de los que pasa por alto innumerables faltas, de los que deja jugar; un árbitro que le gusta, pero que en esta ocasión encaja en la idea anunciada por Manzano: trabar el fútbol sin que se pare el juego.

Pero lo que más mosquea al madridismo es que la afición rival, tan dada a masacrarles verbalmente, admita que tienen muy poco que hacer ante un Madrid tan en forma. Eso no gusta. Prefieren que lleguen como en otras ocasiones, ilusionados, sacando pecho, con sed de victoria y con ganas de aplastar a tan aristocrático rival. Y no gusta porque preferirían que el Atleti planteara un partido de poder a poder. Un encuentro que gane quien despliegue mejor fútbol. Mourinho intuye que pueden tener problemas si el planteamiento del rival es destruir más que construir, y sabe que si el encuentro entra en esa dinámica pueden sufrir por la gran calidad que atesora el Atlético en ataque.

Mourinho ha leído entre líneas las intenciones de Manzano. Un plan cuyo antecedente nace en esa manita que le endosó el Barça. En el Nou Camp llegaba un Atlético brillante, goleador y valiente y los azulgrana les bajaron los humos con un repaso que se frenó en el 5-0 pero que pudieron ser más. Manzano quiere evitar vivir una pesadilla como aquella y no quiere repetir errores ante los madridistas.

El pronóstico en sí es tan favorable al Madrid que el Atlético espera que se dé la ley matemática de que dos signos negativos den un positivo: lleva 12 años sin ganar a un Madrid que suma 12 triunfos consecutivos. Dos datos negativos que den el positivo a su favor con un triunfo. Al margen de símiles, el derby huele a `merengue¿ aunque el Atlético es muy capaz de hacerle `pupa¿ si juega como sabe.

Mourinho recupera a Marcelo y a Di María. Lo previsible es que tire de su equipo titular salvo Lass por el lesionado Arbeloa en el lateral derecho. En ataque es el turno de Higuaín. La duda es si Di María volverá al once o mantendrá a Callejón. La última opción es que Mourinho repita con Higuaín y Benzema en ataque junto a Cristiano y Ozil.

Manzano, sin Falcao, encomendará el ataque a Adrián, escoltado por mucho talento: Diego, Reyes y Arda. La opción Reyes depende del perdón definitivo de Manzano. Si no, jugará Salvio. Repetirá con Gabi y Mario Suárez como medios de contención.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil