Sport.es
Sport.es Menú

Guedes marca el pulso del Valencia en Riazor

Mereció más el Dépor ante un conjuntó 'che' que solventó el partido en dos chispazos aislados

Adrián tuvo el tanto del empate herculino en la última jugada de choque, pero falló ante Neto

LALIGA | Deportivo - Valencia (1-2) Resumen y goles | LALIGA

Continúa de dulce el Valencia, que tras arrollar a Las Palmas en Copa asaltó Riazor con dos goles de Guedes Rodrigo, circunstancia que permite a los 'che' asentarse en la segunda posición de la tabla. El portugués abrió la lata deportivista tras una pifia increíble de RubénRodrigo puso la puntilla a los coruñeses con un zapatazo desde el balcón del área ayudado por el rebote del balón en Mosquera

Alba López

FICHA TÉCNICA

LaLiga

DEP

1-2

VAL

Deportivo

Rubén; Juanfran, Albentosa, Sidnei, Luisinho; Borges (Çolak, 51'), Guilherme, Mosquera (Valverde, 69'); Lucas Pérez, Andone, Adrián.

Valencia

Neto; Vezo, Gabriel, Garay, Gayá; Parejo, Coquelin (Montoya, 83'), Guedes, Maksimovic; Rodrigo (Zaza, 81'), Santi Mina (Vietto, 73').

Goles

0-1 M. 37 Guedes. 0-2 M. 64 Rodrigo. 1-2 M. 87 Andone.

Árbitro

Alberola Rojas (Castilla-La Mancha). TA: Mosquera (47') / Parejo (63').

Campo

Riazor. 19.031 espectadores.

Tres saques de esquina en apenas dos minutos de juego fueron la mejor prueba de que los herculinos no temían al Valencia, a pesar del buen momento que atraviesa el equipo de Marcelino. La profundidad de Luisinho por el carril izquierdo desarboló la zaga blanquinegra en el arranque, pero los centros templados del portugués no encontraron rematador en ningún jugador deportivista.

La verticalidad del Dépor en los compases iniciales la compensó el Valencia juntando mucho sus líneas. Compactos, los 'che' capearon el temporal como buenamente pudieron ante un conjunto blanquiazul que se gustó y dejó detalles de mucha calidad en las botas de algunos de sus jugadores. Entre ellos, destacó Celso Borges, que fue un nervio y desquició a la zaga valencianista moviéndose entre líneas como pez en el agua. 

Todo el bagaje ofensivo del Valencia hasta entonces había sido un tímido cabezazo de Maksimovic a la salida de un saque de esquina que se perdió junto al palo izquierdo de la portería de Rubén. La réplica deportivista, mucho más contundente, corrió a cargo de Borges, que estrelló un balón en el larguero tras rematar con el hombro en boca de gol un saque de esquina botado por Lucas Pérez

Sólo a partir de ese momento despertó de su letargo el Valencia. Lo hizo de la mano de un fantástico Guedes que le fue ganando terreno al Dépor. El fino extremo portugués puso a prueba Rubén con un centro-chut desde la izquierda que se envenenó y obligó a emplearse a fondo al meta. A la segunda, sin embargo, el cancerbero herculino dejó la mano blanda y el futbolista cedido por el PSG a Mestalla le sorprendió con un disparo desde la frontal que nunca debería haber acabado en el fondo de las mallas. El 0-1 subía al marcador y el partido se encaminaba al descanso. Un fogonazo había bastado al Valencia para desnivelar la balanza a su favor. 

Cristóbal Parralo actuó en la reanudación retirando sorprendentemente del campo a Celso Borges para meter a Çolak y poco después de la entrada del turco el Dépor pudo empatar el partido en un cabezazo de Gilherme que no encontró puerta. Continuaban llevando todo el peso del juego los herculinos, pero no parecía encontrarse incómodo el Valencia en esa tesitura, agazapado para salir rápido a la contra a través de Rodrigo Santi Mina.

El segundo tanto valencianista, sin embargo, llegaría tras una pérdida de Albentosa cerca del área. Guedes recogió el balón, abrió para Rodrigo, y el internacional español se sacó de la chistera un chut desde fuera del área con la suerte de que fue a pegar en Mosquera y eso despistó a Rubén, que no pudo hacer nada para evitar el gol. 

Fue entonces cuando Marcelino decidió mover su banquillo y volvió a conceder minutos a Vietto tras su espectacular hat-trick en Copa. Santi Mina fue el damnificado, pero cuando el argentino saltó al campo la victoria valencianista ya estaba encarrilada. El tanto postrero de Andone sirvió para poner algo de incertidumbre a los minutos finales. Adrián, en la última jugada del partido, tuvo el tanto del empate herculino en sus botas, pero mandó el balón a las nubes.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil