Sport.es Menú

El Betis se congela en El Alcoraz y pierde 2-1

El Huesca logra su segunda victoria esta campaña; no ganaba desde la primera jornada liguera

Los verdiblancos no estuvieron a su nivel y se convierten en el primer equipo en morder el polvo en tierras oscenses

Los oscenses remontaron un partido en el que el Betis se adelantó, para acabar ganando 2-1 y consiguiendo el primer triunfo en casa y el segundo de la temporada | LALIGA

C. F. Sainz

FICHA TÉCNICA

LaLiga

HUE

2-1

BET

Huesca

Santamaría, Miramón, Etxeita ('Chimy' Ávila, 59'), Pulido, Ínsua, Akapo, Rivera, Moi Gómez, Melero (Gallar, 66'), Ferreiro; 'Cucho' Hernández (Sastre, 84').

Betis

Pau López; Francis (Joaquín, 81'), Mandi, Bartra, Feddal (Guardado, 59'), Tello; Javi García, William Carvalho, Canales; Sanabria, Loren (Lo Celso, 59').

Goles

0-1 M 54 Sanabria (p.). 1-1 M. 73 Ferreiro. 2-1 M. 79 Rivera.

Árbitro

De Burgos Bengoetxea (com. vasco). TA: 'Cucho' Hernández (41'), Etxeita (45'), Moi Gómez (85')/Feddal (8'), Francis (78')

Incidencias

El Alcoraz. xxx espectadores.

Al fin El Alcoraz pudo celebrar una victoria, y lo hizo ante uno de los equipos que mejor fútbol practica en Primera División: el Betis (2-1). El cuadro dirigido por Francisco, que no sumaba los tres puntos desde la primera jornada liguera, remontó el tanto inicial de Sanabria desde el punto de penalti con dianas de Ferreiro y Rivera. Tras despedir 2018 con un sabor amargó, puesto que un gol de Piccini en el descuento hizo que los oscenses se marcharan de vacío de Mestalla (2-1), el Huesca sonríe tras su primer compromiso del nuevo año.

No se movió el marcador en la primera mitad y el cero fue el número más repetido, ya que también eran los grados que señalaba el termómetro en Huesca. Fruto del frío y las bajas, el Betis no acababa de carburar y, pese a que comenzó con el control del balón, no puso en aprietos a Santamaría en ningún momento.

Por contra, los que sí que gozaron de ocasiones para ponerse por delante fueron los locales, que aprovechaban la multitud de errores defensivos de los de Quique Setién, aunque no llegaron a transformarlos fruto de que no escogían bien el modo de finalizar sus ataques.

Hubo varios acercamientos peligrosos de los de Francisco en la primera mitad y pronto igualaron las fuerzas ante un Betis que se encontraba muy incómodo. Miramón fue el primero en probarlo en el 17', pero su disparo fue directo a las manos de Pau López. El 'Cucho' Hernández, muy móvil y el mayor quebradero de cabeza de la zaga verdiblanca, estaba demasiado solo.

Pasada la media hora, Miramón lo probó con un tiro desde la frontal fácil para el cancerbero visitante y, pocos minutos después, un centro raso lateral desde la izquierda por parte del cuadro altoaragonés no encontró rematador. En el 39' Ferreiro, tras un buen quiebro en el pico izquierdo del área, se sacó un buen tiro que acabó deteniendo Pau López sin mayores problemas.

'Sí se puede'

El termómetro iba a menos, pero las ganas de los jugadores a más y, tras un primer tiempo sin casi ocasiones, el segundo se animó. A los pocos minutos de empezar, Etxeita cometió un penalti siobre Tello que Sanabria convirtió en el primero de la noche, a pesar de que Santamaría tocó el cuero antes de que se colara en el fondo de su portería. En El Alcoraz ya se preparaban para vivir una película que ya han visto demasiadas veces.

Pero la noche de Reyes es mágica, especial. Y, a pesar de que tuvo opciones para rubricar el triunfo, el Betis erró en el último pase gracias a la buena zaga local, que se mostró muy seria en todo momento. Además, Pulido y el 'Cucho' avisaron: un tiro desde cerca del primero fue repelido por Pau López con una gran parada y el rebote no acertó a mandarlo entre los tres palos el ariete colombiano.

Pero la entrada de Gallar volvió a activar al cuadro altoaragonés. El canterano del Espanyol recuperó un balón en la zona izquierda del ataque oscense y puso un centro en el segundo palo para que Ferreiro cabeceara en plancha a gol. Seis minutos más tarde, esplosión de júbilo en El Alcoraz: centro al área con una falta desde la medular, despeje de la zaga bética y Rivera, desde la frontal y sin dejar caer el balón, enganchó el cuero para locura de su equipo, que sufrió hasta el final. Como en las grandes ocasiones. El Alcoraz, que cree más que nunca, acabó cantando el 'sí se puede'.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil