Carlos Llavador: “Solo si disfruto doy mi mejor nivel”

"Mi peor enemigo son las dudas y mi mejor aliado es que siempre lucho hasta el final"

"Estoy feliz por haber conseguido tener representación después de dos ciclos olímpicos sin esgrima"

Carlos Llavador: Lo que hemos aprendido de la pandemia es que somos vulnerables y nos podemos adaptar | VALENTÍ ENRICH

Carlos Llavador nos cita en la Sala de Armas de Madrid en el Estadio Vallehermoso, club donde empezó todo. Allí, animado por sus compañeros del colegio, probó por primera vez el deporte que le acabó atrapando. “Era el pequeño y siempre gusta estar con mayores. Cuando en la primera competición importante me dieron el chándal, la mochila y demás fue un gran estímulo y además ganamos una medalla.Ello me motivó mucho”. De aquello hace ya muchísimos años, como también de que la esgrima española no va a unos Juegos. La última vez fue en Pekín 2008 cuando José Luis Abajo ‘Pirri’ ganó el bronce. Desde entonces el desierto.

No lo tuvo fácil Carlos Llavador, cuando al principio no recibía ayudas federativas, pero el madrileño es terco y sabía que el nivel estaba y conseguiría cosas grandes. Se arriesgó y ahí está, trece años después consigue clasificar a un español para unos Juegos: “Es bastante responsabilidad, pero feliz por haber conseguido tener representación después de dos ciclos sin esgrima. Veníamos sufriendo en el deporte con recortes y demás y por lo menos ahora nos quitamos la espinita y podremos competir en unos Juegos”.

Llavador sufrió lo indecible porque su clasificación no dependía de él, sino de los resultados de dos rivales. Carlos nos explica lo mal que lo pasó: “Empezó trece meses antes cuando durante la clasificación olímpica conseguí ganar la penúltima prueba y me ponía a unos 26-25 puntos de los otros dos rivales directos. Justo el día antes de la última competición nos cancelaron la prueba por la pandemia. Fueron pasando los meses y la incertidumbre era total, no sabíamos si habría Juegos, si mantendrían el sistema de clasificación, cuándo se programaría la competición. Sufrí durante 13 meses hasta que la final teníamos fecha de competición. Era la última prueba. Yo tiré muy mal el primer día, me eliminaron y los únicos dos rivales que me podían pasar se clasificaron para al tablón principal. Tenían que hacer podio para pasarme. Yo estaba con el estómago cerrado desde el viernes, no podía dormir, no podía comer, y ellos iban pasando rondas. Al final uno de ellos se eliminó en tablón de 16 y el otro entró al tablón de ocho. Si ganaba iba él a los Juegos y si perdía iba yo. Estaba super nervioso y al final salió bien. ¡Nunca había animado tanto a un japonés!”.

Los Juegos de Tokio van a ser raros porque va a ser todo muy cerrado, muy limitado

Carlos es plenamente consciente de que los Juegos de Tokio “van a ser raros porque va a ser todo muy cerrado, muy limitado”, pero ello no le quita la ilusión de competir en ellos. “Es toda una vida soñando con ir a unos Juegos. Además voy a tener bastante apoyo porque soy el único representante así que toda la esgrima va a estar apoyándome a mi así que espero que acabe bien”.

En su momento, el tirador madrileño optó por irse a vivir a Frascati (a 30 kilómetros de Roma), la cuna de la esgrima italiana, para entrenar en “el club que tiene más nivel del mundo”. La decisión se convirtió en una gran transformación de Carlos Llavador, sobre todo a nivel mental: “Estar allí todos los días, ver que puedes ganar a los mejores te sube la autoestima, ganas confianza y este cambio de mentalidad es muy importante”.

Si consigo disfrutar voy a por todas porque es lo que más me gusta.

El esgrimista madrileño, de 29 años, tiene muy claro qué debe hacer en Tokio y cuáles son los objetivos: “Voy a ir a disfrutar seguro porque solo así consigo mi mayor nivel. Si consigo disfrutar voy a por todas porque es lo que más me gusta. Cuando sales de la pista sabiendo que has dado el 100% y que buscas de donde sea la energía para poder meter un tocado más que el otro y poder ganar es cuando las cosas van mejor”.

Hay un tema que preocupa a Llavador pues compitió en la Copa del Mundo de Japón y vio que la iluminación no era suficiente y “me quedé muy rayado con eso porque me descentró mucho. En parte es bueno porque aprendí la lección y entreno con distintas intensidades de luz para que no me afecte”.

Carlos Llavador quiere acabar con el coronavirus

| Valentí Enrich

Reconoce que su peor enemigo “son las dudas. Dudar en combate hace que no realices esa acción al 100% y no tocas”, explica, por el contrario, su mejor aliado es que “soy un luchador, nunca me doy por vencido, siempre lucho hasta el final”. 

Cuando ‘Pirri’ ganó la medalla Llavador era un chaval de 16 años así que apenas coincidieron, pero sí que están en contacto con el que ahora es el presidente de la Federación Española:“Nos reunimos para hacer la planificación y me dio consejos de como él había preparado los Juegos”.

Como en todo deporte de combate la preparación mental es primordial y Llavador está preparado: “Lo he trabajado mucho”.

El test más divertido a Carlos Llavador | sport
cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil