40 años del 10 de Nadia Comaneci, primero de la historia de la gimnasia

40 años del 10 de Nadia Comaneci, primero de la historia de la gimnasia

El 10 de Nadia Comaneci en Montreal | Olympics

Era una niña de 14 años y sorprendió a todo el mundo con un ejercicio perfecto

Obtuvo la máxima puntuación, un 10, y se convirtió en la reina de los Juegos de Montreal'76

En su momento fue la mejor gimnasta de la historia. Nadia Comaneci, una niña de 14 años, sorprendió al mundo entero en los Juegos de Montreal 1976 con un ejercicio perfecto. Y la perfección se premia con un 10. 

Los 18.000 espectadores que aistieron al Forum de Montreal se levantaron de sus sillas para aplaudir a aquella niña rumana con una fuerza en los brazos fuera de lo común que le permitían realizar unos giros increíbles sin perder en ningún momento la posición perfecta de su cuerpo. Era la primera vez en la historia que alguien conseguía la máxima puntuación en un ejercicio. Aquel 10 la convirtió en la 'novia' de los Juegos de Montreal. 

El lunes hará 40 años de aquella poreza, 40 años de que Nadia Comaneci subía al podio olímpico por primera vez y lo hacía a lo grande, colgándose la medalla de oro. Hubo otros seis 10.00 en su marcador particular en esos Juegos Olímpicos. Fue todo espectáculo.

Nadia Comaneci nació un 13 de noviembre en la ciudad de Onesti de Rumanía y con solo 10 años debutó como representante de su país natal en unos campeonatos. Con 13 años la gimnasta conseguía tres oros y una plata en el Campeonato de Europa celebrado en Noruega. Un año más tarde llegaría el momento que la inscribió en los anales de la historia del deporte mundial para siempre. Conseguía un diez en la rutina de barras asimétricas con un ejercicio excelente. 

Durante los primeros segundos hubo unos momentos de confusión cuando en el marcador apareció un 1.00. Nadie entendía nada. El problema fue que se consideraba que la máxima puntuación era un 9.95. Sin embargo, los jueces aclararon que el marcador no estaba preparado para poner un 10 y que ese 1.00 significaba 10. Estalló el público y ella, en consonancia a la educación recibida, mostró una sonrisa y basta. 

Ya nunca más brilló tanto. Obtuvo nuevas medallas de oro, de plata y de bronce en los Juegos Olímpicos de Moscú 1980, en Mundiales y Europeos, pero la Nadia Comaneci perfecta, la que deslumbró al mundo entero, se había desvanecido. Seguía siendo una gran gimnasta pero las lesiones y el inevitable cambio físico al pasar de niña a adolescente le impidieron seguir muchos años más en la excelencia. 

Después de los Juegos Olímpicos de Moscú, Nadia Comaneci decidió retirarse, pero su nombre quedó para siempre grabado en la mente de todos. La 'novia' de Montreal era la primera 'chica 10'.