"A quién no le guste el uniforme, que no se lo ponga"

"A quién no le guste el uniforme, que no se lo ponga"

El presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, señaló este martes que "a quien no le guste el uniforme que no se lo ponga", en respuesta a la afirmación de Jose Luis Saez, presidente de la Federación Española de Baloncesto, acerca de que el diseño del traje era "nefasto".

"A quién no le guste que no se lo ponga;él no tiene que desfilar, pero en cualquiera caso jamás un dirigente debe criticar un uniforme del equipo nacional, es algo que yo no he visto a nadie nunca;creo que estas declaraciones siendo de un dirigente sobran", afirmó Blanco antes de viajar a Londres al frente del equipo olímpico español.

En unas declaraciones a la Cope, Sáez dijo que el uniforme le parecía una "aberración, un desastre". También ironizó en su cuenta de Twitter acerca de que "la ropa no la aguanta ni Antonio Banderas....al que todo le sienta bien".

En respuesta a una pregunta sobre estas declaraciones de Sáez, Blanco dijo que aunque el uniforme genere "polémica", él volvería a seguir el mismo proceso "una y mil veces" porque "no hay otra posibilidad".

"Este martes he leído una declaración del Secretario de Estado buenísima, que decía que los Juegos le cuestan a los españoles dos millones de euros, pagando la ropa eran casi cuatro millones de euros;si tal y como está la situación se ahorra dinero, creo que no hay debate", añadió Blanco.

Ante la polémica sobre el uniforme olímpico, Blanco siempre ha defendido que no solo tendrá coste cero sino que, además, aportará financiación.

Blanco dijo el pasado día 18 que, en otras circunstancias, la ropa para estos Juegos -mil equipaciones- habría costado 1,7 millones de euros a las arcas del Estado.

El presidente del COE añadió que la fabricante -la empresa ítalo-rusa Bosco Sports- da la ropa gratis, la produce gratis, un año y medio de producción, y, además, patrocina al COE con una cantidad anual que "va a la oficina de atención al deportista y a los programas de educación y con las federaciones".

Preguntado por Pau Gasol, que portará la enseña española en el desfile inaugural de los Juegos el próximo día 27 tras la retirada de Rafa Nadal por lesión, Blanco afirmó que es "un grandísimo abanderado" y añadió que desfilar es "ahora una alegría para todos".

"Hace unos años desfilar era un problema y ahora es una alegría para todos, la prueba está en que el equipo de fútbol ha pedido unánimemente que quieren estar. Cada vez transmitimos más sensación de equipo y esto para mí es lo más importante", dijo.

Sobre las opciones de conseguir medalla, Blanco destacó que hay "muchas posibilidades" pero que si los resultados no acompañan "no se les puede reprochar nada" a los deportistas.

"Vamos con mucha gente que tiene mucha calidad y esperemos que los resultado acompañen, pero si no acompañen no se les puede decir nada.

El nivel de un país se debe mirar por el número de clasificados y llevamos 282, no se puede hablar solo de medallas, estar entre los ocho primeros del mundo sería ya una locura", concluyó.