Sam Burns sigue al frente del Genesis Invitational

Jon Rahm continúa su paso irregular por el torneo y ocupa el decimonoveno puesto de la clasificación

El fuerte viento protagonizó la jornada en el Genesis Invitational.
El fuerte viento protagonizó la jornada en el Genesis Invitational. | Twitter PGA

El estadounidense Sam Burns no pudo completar la tercera ronda del torneo Genesis Invitational, del PGA Tour, después suspenderse por el fuerte viento reinante y la falta de luz en el Riviera Country Club, pero sigue al frente de la clasificación.

La ventaja de Burns bajó de cinco a dos golpes cuando se suspendió de la jornada, sin que el joven golfista de 24 años quedase feliz de como le habían ido las cosas.

El campo del Riviera Country Club es una prueba difícil en su recorrido, pero cuando hay viento fuerte el grado de complicación es aun mayor.

Burns pasó 31 hoyos consecutivos con un bogey, una racha que terminó en el número 8.

Cuando la oscuridad detuvo la tercera ronda, hizo bogeys consecutivos que lo llevaron a quedarse con 10 bajo par, dos tiros por delante del inglés Matt Fitzpatrick (-8), de 26 años, en segundo lugar. Los estadounidenses Dustin Johnson, Max Homa y Wyndham Clark compartieron el tercer lugar con (-7), pero tampoco concluyeron el recorrido.

La tercera ronda se reanudaría el domingo temprano para luego disputar la cuarta y última ronda. "Incluso los hoyos a favor del viento no fueron mucho más fáciles porque fue difícil detener la bola en el green", declaró Burns. "No tuve muchas oportunidades hoy", añadió.

Fue la primera vez que un evento del PGA Tour fue suspendido por fuertes vientos desde Torrey Pines en 2016, cuando solo 23 jugadores terminaron la ronda final antes de que una ráfaga de 65 kilómetros por hora derribara árboles y volara las ventanas de las carpas.

El viento del sábado fue lo suficientemente fuerte como para hacer volar el putt de Keegan Bradley en el décimo green, y casi voló el espléndido hierro 5 de Homa en el par 5 primero, dejando clavada la bola para un eagle. Cuando se reanudó el juego, no fue mucho más fácil.

Solo ocho de los 67 jugadores lograron golpear el green en el cuarto hoyo de 242 yardas. El par 3 14 se jugaba a 189 yardas a favor del viento, dejando a los jugadores con hierros 8 y 9. Solo 10 alcanzaron ese green.

"Es muy difícil sin importar contra el viento, a favor del viento", dijo Johnson. "Es muy difícil acertar la distancia. Pero siento que estoy jugando bastante sólido. Realmente no había hecho ningún putt, pero estoy contento con mi situación".

Burns, el joven de 24 años de Louisiana que busca su primera victoria en el PGA Tour, comienza el domingo en el hoyo 14. "Es un campo duro sin viento", dijo Burns.

Fitzpatrick tuvo una ronda de lo más extraña al recorrer 10 hoyos consecutivos sin un par seis birdies, cuatro bogeys.

Tiger Woods apareció justo cuando se detuvo el juego. Woods es el anfitrión del torneo y no está jugando mientras se recupera de una quinta cirugía de espalda.

El español Joh Rahm, que si le dio tiempo a finalizar el recorrido, siguió sin tener sus mejores golpes largos ni en el green, por lo que acabó con un registro de 72 (+1) para sumar 211 impactos (-2).

Rahm se mantuvo en el decimonoveno puesto de la clasificación, el mismo que compartió con el chileno Joaquín Niemann, que se encontraba en el hoyo 13 cuando se ordenó la suspensión de la jornada, que no le había sido nada favorable después de llegar +5 en el recorrido.

El que si pudo concluir el recorrido fue el colombiano Sebastián Muñoz, que entregó tarjeta firmada de 76 golpes (+5), lo que le hizo perder 31 puestos en la clasificación al caer hasta el 50, que comparte con otros seis jugadores tras sumar 215 (+2).

 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil