Girona: Dos tercios de liga cargados de irregularidad

El Girona abre último tramo de curso con el objetivo de mejorar el ritmo de puntos para soñar con el play-off

Tras 28 jornadas disputadas, el conjunto de Francisco suma 38 puntos y está a 5 de la deseada sexta posición

El Girona celebra uno de los dos goles de Stuani al Mirandés
El Girona celebra uno de los dos goles de Stuani al Mirandés | LALIGA

Marc Brugués

La irregular trayectoria que mantiene el equipo, añadido al nivel altísimo de los grandes candidatos, hace que el Girona continúe fuera de los lugares de play-off una vez se ha llegado al segundo tercio de Liga.

Pasadas 28 jornadas, el conjunto de Francisco suma 38 puntos y está a 5 de la deseada sexta posición. Aun así, el equipo continúa vivo y, a pesar de que no acaba de arrancar, sí que mantiene una pequeña llama de esperanza. Ahora bien, para que esto pase, la progresión en este tercero y último tercio tendrá que ser superior al segundo, que se cerró domingo y en qué se han conseguido 20 puntos de 42 posibles. La cifra es insuficientemente superior a la del primer tercio en que tan solo se sumaron 18. Con 42 puntos por jugarse el margen de error mínimo.

El ritmo de puntos del Girona no es de equipo de play-off. La progresión de 18 puntos en el primer tercio y de 20 al segundo situaría el equipo a final curso alrededor de los 60 puntos, cifra con la cual pocos equipos han conseguido entrar a la promoción. Además, parece seguro que este año tanto el ascenso directo como el play-off serán bastante más caros que en anteriores temporadas.

En este sentido, el curso pasado lo Girona tenía 42 puntos en estos momentos de Liga, después de haber hecho 20 en el primer tercio. Las cifras eran parecidas a las de ahora y la progresión del equipo fue lineal para acabar con 63 puntos y ocupar la quinta posición. Aun así, el potencial de los rivales no tenía nada que ver con los actuales. De hecho, el Huesca fue campeón con 70 y este año el Mallorca ya tiene 60.

Un amargo centenario para Bernardo

Bernardo Espinosa no guardará un buen recuerdo del partido de domingo contra la Almería. El central fue suplente por primera vez este curso y, cuando entró en el campo a la segunda parte, fue expulsado al tiempo añadido por responder con una patada una entrada de Villar. Una noche para olvidar.

Sea como fuere, y a pesar del mal rato de Bernardo sobre el césped, el de domingo contra la Almería supuso el partido número 100 del colombiano con la camiseta del Girona. Un centenario amargo, sin duda, pero al fin y al cabo centenario. Renovado hasta el 2023, Bernardo vive este año el tercer curso en el conjunto gerundense después de volver de una cesión en la Espanyol.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil